I Puritani
Coral




A veces lo experimental no es solo un tipo de repertorio, de ritmo o de sonido. A veces, se trata de ir todavía más allá: explorar nuevos conceptos, buscar intersecciones entre la música y el resto de artes, dar nuevas lecturas a la historia desde el presente…

De todo eso hay en el “Concierto Shakespeare” que acoge el Palau de la Música este próximo domingo (el estreno tiene lugar el sábado en Reus). Al frente del proyecto, el Cor de Cambra del Palau de la Música y su director, Josep Vila. Junto a ellos, unos acompañantes que podrían parecer sacados de un concierto del Renacimiento: un archilaúd (Xavier Coll) y un rapsoda (Pere Arquillué).

Pero la gran paradoja del “Concierto Shakespeare” –y ahí es donde empieza ese diálogo entre el presente y el pasado que hace tan interesante este programa- es que buena parte del repertorio es música contemporánea.

Barcelona Clásica ha tenido el gran honor de poder comentar el “Concierto Shakespeare” con Josep Vila, actual director del Cor de Cambra del Palau de la Música y del Orfeó Català.


Barcelona Clásica: ¿Cómo surge el proyecto del Concierto Shakespeare?
Josep Vila: Dentro del ciclo del Cor de Cambra del Palau de la Música, intentamos desarrollar dos programas monográficos "a capella". En uno hemos invitado a Jordi Casas [anterior director del Orfeó Català y fundador del Cor de Cambra] y él ha querido hacer un programa de tema y compositor único sobre Monteverdi. Por tanto, hemos decidido que el otro monográfico también tenía que ser sobre una figura en exclusiva y hemos elegido a William Shakespeare. 

B.C. ¿Por qué Shakespeare, que no es músico, inspira un programa musical?
J.V. Shakespeare es un gran artista que ha inspirado música preciosa a lo largo de la historia. Tenía sentido que el público pudiera disfrutar tanto de esa música como de los textos de Shakespeare que la han inspirado, por lo que hemos incorporado un rapsoda que recitará los versos. Y, como contrapunto, hemos incluido también música de la época de Shakespeare, con las obras de John Dowland y la interpretación de un contratenor solista, Toni Gubau.

B.C. El repertorio incluye una obra compuesta por ti mismo. ¿De qué se trata?
J.V. Se llama Devouring time y está inspirada en el soneto XIX de Shakespeare: “My love shall in my verse ever live young” (mi amor será en mis versos siempre joven). El poema habla de la lucha contra el tiempo para evitar que la vejez deteriore al amante. Shakespeare es el autor de habla inglesa que más he leído: me entusiasman sus obras. La obra es un estreno rotundo. Fue un encargo de una coral argentina que al final no se pudo hacer y por fin ahora la presentamos.

B.C. ¿A qué tipo de público va dirigido el concierto?
J.V. Podemos llevarnos una sorpresa. Pere Arquillué es uno de los actores más conocidos de la escena actual y el concierto está basado en textos literarios de primer nivel. El programa también resulta atractivo para un público de teatro que quizás nunca iría a un concierto de coral.

B.C. Una propuesta tan arriesgada, pero tan atractiva, parece guardar relación con el excelente momento que viven el Cor de Cambra y el Orfeó Català. ¿Compartes esta sensación?
J.V. , creo que se está llegando más lejos que nunca, y no solo en el Orfeó y el Cor de Cambra, sino también en la escuela coral y en los diversos coros de la Fundació Orfeó Català. Nunca hemos tenido tantos recursos y tanta ayuda para captar nuevos cantantes y para formarlos. Creo que estamos viviendo la etapa más brillante de la institución.

Seguimos hablando con Josep Vila, pero ya de otros temas: su trayectoria personal, cómo llegó a la música y lo que esta significa para él, cuál es su estilo de dirección… Mañana publicaremos esta segunda parte de la entrevista.



Més, sobre...: conciertos
Últimes Notícies