Instrumental i música de cambra



En una época en la que lo de la “emprendeduría” está más de moda que nunca, podemos decir que Jurgen van Win es un verdadero emprendedor. Como otros profesionales internacionales de primer nivel, ha elegido Barcelona para instalarse y desde aquí ha puesto en marcha un proyecto con interés para un público global.

La única diferencia entre Jurgen y los “reyes” de las “start-ups” barcelonesas que hoy triunfan en el mundo es que este no ha emprendido en tecnología o turismo, sino en un campo bien poco habitual para experimentos económicos: la música clásica.

Esta es la increíble historia de un músico internacional que cada lunes y miércoles al mediodía homenajea a J.S. Bach desde una iglesia románica casi desconocida para el gran público, pese a estar situada en pleno centro de Barcelona.


Jurgen van Win cuenta con una trayectoria tan intensa vital y profesionalmente que quizás seguir su historia de forma cronológica es la mejor forma de entender cómo ha llegado a crear Bach In Barcelona.

De la cima del Mont Blanc a la Orquesta Nacional de España

Nacido en Holanda en 1957, estudió violoncelo en el Conservatorio Real de la Haya y en el Conservatorio Superior Sweelink de Amsterdam.
Jurgen van Win

Jurgen acabó sus estudios sabiendo que le esperaba un trabajo como profesor en Holanda. Pero él siente que su camino le ha de llevar a otros lugares. Viaja al Mont Blanc, en Suiza, para reflexionar. Por casualidad, lee en un periódico una oferta de trabajo para músicos. Es de la Orquesta de Valladolid, en España. Jurgen no había estado nunca en España. “Pero pensé: ¿Qué voy a hacer en Holanda ahora? Y llamé a Valladolid antes de volver a casa”, cuenta. El holandés se une a la formación vallisoletana.

Al cabo de un año, surge una nueva oportunidad en una orquesta de mayor envergadura: la Orquesta Nacional de España. Jurgen presenta su candidatura y gana una plaza de violoncelista. Tiene poco más de 20 años y es el único holandés en la orquesta nacional de un país que está saliendo de una dictadura militar de 40 años. El choque cultural es inevitable. Tiene que escuchar cosas como: “Un hombre no estudia. Hay que salir directamente a por el toro”.

“Como un niño casi adolescente que era, no podía entender esta falta de respeto a la música”, cuenta Jurgen. Pero no tardan en llegar nuevas oportunidades: el padre de Jurgen estuvo en los campos de concentración de la II Guerra Mundial. Jurgen recibe  una oferta de trabajo en Israel y se va de España por unos años.

Años de éxitos y viajes

Su trayectoria internacional se intensifica: tras un tiempo en Israel, vuelve a Holanda. Empieza a impulsar proyectos independientes a su papel de músico de orquesta: música de cámara, docencia musical, dirección orquestal…

A principios de los años 90, Jurgen vuelve a España y pone en marcha, junto a un violinista y a una pianista, el Trío Renaissence. El diario ABC explica el éxito que tuvo el debut en el Auditorio Nacional de Madrid y los importantes apoyos que tiene la formación, como el patrocinio de la Fundación Coca-Cola o la complicidad del compositor Xavier Montsalvatge, presente en el primer concierto.

El Trío es un proyecto musical de éxito, pero surgen los problemas: “Poco dinero y mucho trabajo”, resume Jurgen, a lo que añade conflictos con el representante. Jurgen vuelve a Holanda, hasta que decide que añora demasiado el sol y la comida y decide regresar al sur. Pero elige instalarse en un lugar distinto: Reus.

De cómo la casualidad lleva a Sant Pau del Camp

Un día, recibe una oferta para tocar en una boda en Barcelona: “Yo nunca hago bodas, porque la primera vez que toqué en una en Madrid me sentí estafado. Pero acepté esta y conocí, por primera vez, la iglesia de Sant Pau del Camp. Me pareció un lugar tan precioso, una experiencia tan bonita, que propuse tocar allí las Suites de Bach.” Es el origen de Bach In Barcelona.

El problema es que Jurgen vive a más de una hora de trayecto de Barcelona y desplazarse a Sant Pau del Camp supone demasiado esfuerzo, en todos los sentidos. Suspende el proyecto por un tiempo, hasta que, junto a su esposa, se traslada a vivir a Valldoreix. Ahora, sí, ha llegado el momento de apostar fuerte por su sueño: crear un ciclo musical permanente con las Suites de Bach en la iglesia más antigua de Barcelona.

Bach in Barcelona: esperando al público catalán

Actualmente, Jurgen actúa todos los lunes y miércoles a las 13 horas en Sant Pau del Camp. En cada concierto, interpreta dos suites: si alguien asiste tres semanas seguidas, habrá podido escuchar la serie completa de Bach. Las entradas se pueden comprar con antelación en la web.

Por horario y ubicación (barrio del Raval), parece una experiencia en la que el público es mayoritariamente turistas. Sin embargo, Jurgen aspira a atraer a una audiencia mayor y evoca las experiencias europeas de ciclos de música en horario de mediodía para que personas que están trabajando –“esa gente que trabaja como locos”, según los define Jurgen- tengan la oportunidad de relajarse. Recientemente hablábamos en el blog de esta tendencia, que parece ir tomando cuerpo en Barcelona.

“Tristemente, tenemos muchos seguidores, mucha gente a la que le fascina el proyecto y muchos apoyos publicitarios, pero falta más público catalán”, confiesa Jurgen. Como guiño  a este público, finaliza cada concierto con el Cant dels Ocells, de Pau Casals.


Més, sobre...: Bach , In , Barcelona
Últimes Notícies