I Puritani
Instrumental i música de cambra





Las Residencias Musicales de La Pedrera están organizadas de forma que el tercer domingo de cada mes un joven músico ofrece un concierto con una propuesta artística y un repertorio diseñados por él mismo. El artista “residente” cambia cada tres meses. Este trimestre es el turno del clarinetista Víctor de la Rosa, de quien ya hablamos con ocasión de su primer concierto en la emblemática Casa Milà.

Un mes después, Víctor vuelve mañana a La Pedrera para la segunda cita de su Residencia Musical. Si en enero, en su presentación, optó por un concierto en el que su instrumento fuera el protagonista absoluto, esta vez ha elegido ofrecer un dueto de clarinete y piano. “A diferencia del primer programa, en el que el piano era un simple acompañamiento, aquí hay un trabajo muy camarístico de clarinete y piano", explica.

El pianista seleccionado por Víctor es Óscar Caravaca, a quien le unen muchas horas de música en común: “Nos conocimos en Mallorca, estudiando el grado superior, y juntos hemos hecho muchos conciertos y concurso. El año pasado ganamos el segundo premio del concurso de música de cámara de Sitges y hemos hecho giras por España con las Juventudes Musicales."
Juntos presentarán un repertorio que tiene como lema “Prismas Románticos”: “Propongo un exploración del Romanticismo desde distintos puntos de vista, yendo más allá de lo habitual”, explica el clarinetista. Por eso, en lugar de Chopin o Schumann, la selección incluye nombres  poco habituales en los conciertos románticos: Carl Maria von Weber, Alban Berg y Albert Guinovart.


Weber supone el inicio del Romanticismo, todavía muy ligado a la ideología del Sturm und Drag, pero con un lenguaje todavía bastante operístico”, dice Víctor sobre la pieza que abrirá el concierto, el Gran Duo Concertante para clarinete y piano del compositor alemán.

A quien le sorprenda la elección de Alban Berg, Víctor declara: “Tiene la etiqueta de «música contemporánea por ser del siglo XX, pero, para mí, es todavía romanticismo, aunque cambie la organización de la notas. Berg ya no tiene la tonalidad romántica, pero el lenguaje es totalmente romántico.”

Sobre Guinovart, Víctor comenta: “Quería presentar la revisión de un gran compositor catalán de las Fantasías sobre temas de goyescas de Granados. Es una gran versión de clarinete y piano que espero que guste al público.”

El repertorio se cierra con, esta vez sí, un nombre más frecuente en los programas románticos: Brahms. Como Víctor afirma, “la Sonata núm. 1 es una obra muy madura, de las últimas que compuso. Estamos ante un lenguaje muy distinto, con unas texturas armónicas más rebuscadas y profundas."

Definitivmente, el segundo concierto de Víctor de la Rosa en La Pedrera es una excelente oportunidad para conocer nuevos registros del repertorio romántico y del clarinete, un instrumento que pocas veces aparece como cabeza de cartel en la programación musical.


Més, sobre...: clarinete
Últimes Notícies