Orquestra





Vaya por delante que una está feliz de ver semejantes programones en la cartelera musical de Barcelona. 

Hoy a las 21.00, en el Auditori, Jordi Savall ofrece su primer concierto del año en Barcelona, con su orquesta Le Concert des Nations y La Capella Reial de Catalunya. Les acompañan tres solistas masculinos: los contratenores Pascal Bertin  y David Sagastume y el tenor Nicholas Mulroy. 
 

 Cabe hacer una mención especial a Pascal Bertin. El contratenor es conocido no solo por su especialización en música del Barroco al lado de directores como John Eliot Gardiner y el mismo Savall, sino también por formar parte de otros proyectos de difusión cultural más populares, como un intento de réplica a cierta fórmula de éxito llamada “Los Tres Contratenores”, en la que compartía cartel con Andrea Scholl y Dominique Visse.

Sobre la obra, la Missa Salisburgensis, considerada anónima durante mucho tiempo y ahora atribuida a Heinrich Ignaz Franz von Biber, he leído algunas reseñas estos días que la presentan como una de las cimas del Barroco. La verdad es que una es una ignorante total en muchas cosas, y especialmente en música barroca, así que he de reconocer que no había oído hablar nunca de ella. Me consuelo pensando que no seré la única. Si alguien sufre del mismo mal, le avanzo que existen algunas  grabaciones disponibles en Spotify, incluyendo una de la Escolania de Montserrat

Basta una audición superficial para comprobar que la pieza bien vale los elogios de los especialistas y que merece ser más conocida. Además, este excelente artículo de Martí Sancliment ayuda mucho a entender la complejidad de la obra, que es un intento de transformar en música la estructura arquitectónica de la catedral de Salzburgo. 

Pues, casi al mismo tiempo que en el Auditori suena la polifonía de Biber, en el Palau de la Müsica tenemos una de esas obras que sí conocemos los aficionadillos al Barroco de nivel 1: El clave bien temperado, de Johan Sebastian Bach. El solista, el francés Pierre-Laurent Aimard, es una figura internacional del piano cuya interpretación de Bach ha sido elogiada hasta en el New York Times. De gira por España, los atentados en París al semanario Charlie Hebdo le pillaron en Oviedo y su dedicatoria a las víctimas emocionó al público.

Una, que tan pocas cosas sabe sobre el mundillo musical, no puede dejar de preguntarse cómo es posible que dos propuestas musicales así se programen el mismo día a la misma hora. ¿Tanta demanda de música barroca hay en Barcelona? ¿No es posible coordinar mejor las agendas y colocar dos conciertos que pueden atraer a un mismo tipo de público en días distintos? 

Veremos qué dice la crítica de la afluencia a las salas. Quien no pueda asistir presencialmente, puede seguir el concierto de Jordi Savall por Catalunya Música.


Més, sobre...: conciertos
Últimes Notícies