I Puritani
Piano



Albert Guinovart. Foto: David Ruano
El pianista y compositor Albert Guinovart, conocido intérprete y autor de algunos de los mayores éxitos musicales de la escena y de la televisión catalana en los últimos años, protagoniza la agenda musical de los próximos días en dos de las principales salas de Barcelona.
Domingo 8 de mayo, en L'Auditori, Guinovart actuará como piano solista en el monográfico de obras de teatro musical de la Banda Municipal. Además, el programa incluye adaptaciones de Gaudí y Mar i Cel, dos musicales con partitura firmada por el propio Guinovart.

Al día siguiente, 9 de mayo, en el Palau de la Música, el artista actuará acompañado de la formación BCN Brass Ensemble, con una única obra en el programa, también creación de Guinovart: La ciutat que parla, la ciutat que sona. En este caso, el actor Eduard Farelo recitará los textos introductorios a los fragmentos musicales. Con Albert Guinovart hemos hablado de esta importante doble cita de la cartelera, así como de sus próximos proyectos y de su visión de los conciertos basados en música de películas y obras de teatro.


Barcelona Clásica: ¿Cómo surgió la posibilidad de un concierto con la Banda Municipal?
Albert Guinovart: Pues me lo propusieron ellos y me imagino que por iniciativa del director de este concierto, Henrie Adams. Esta será mi cuarta colaboración con la Banda. El primer contacto fue como pianista, interpretando el concierto para piano y banda de Lleonard Balada. Más tarde, se me encargó una obra, un concierto para piano y banda titulado Les mans del vent que dirigió el esparecido Franz Paul Decker. Después, conb Teatralnet, montamos el primer concierto Nit de musicals para el Grec 2014, todo con piezas mías para piano y banda, con la colaboración de muchos cantantes y la dirección de Henrie Adams. Este director me ha dirigido también con la Orquesta Sifnónica de Castellón, intepretando mi segundo concierto de piano,  Traces, que también toqué el pasado noviembre con la OBC. Y ahora estrenaremos la versión para banda de mi primer concierto para piano, sobre temas de Mar i Cel.


B.C. ¿Qué aporta la interpretación a cargo de una banda (en este caso, la Banda Municipal) a la música compuesta para musicales? ¿Por qué es un repertorio tan popular para este tipo de formación?
A.G.
En mi caso, debo decir que el concierto de piano es una obra pensada para esta ocasión. Es verdad que cojo temas del musical Mar i Cel, pero los desarrollo como obra de concierto en tres movimientos. En el primero se pueden sentir "Estàs sola" y "Cançó de Ferran"; en el segundo, "Per què he plorat?"; y en el tercero, el "Ària de la mare" y el "Himne dels pirates". Para empezar, sentiremos un pequeño medley de mi musical Gaudí que estrenamos el Grec hace dos años. Supongo que la idea de hacer musicales en concierto con la Banda es porque aporta un público diferente, y son músicas donde esta formación se puede lucir mucho.


B.C. Cuando se tiene un éxito tan importante como Mar i Cel, ¿cómo se hace para afrontar la composición de las siguientes obras? ¿Las comparaciones son odiosas, como vulgarmente se dice, o más bien la buena reacción del público es una referencia para las creaciones posteriores?
A.G. Siempre intento superarme musicalmente en cada proyecto. Es verdad que a veces los éxitos populares son consecuencia de una suma de elementos. A veces, una música superior puede no tener la misma acogida por mil razones diferentes. Desde el éxito de Mar i Cel en 1988, no he dejado de estudiar ni de intentar madurar. Además, como pianista de repertorio que soy, con las obras que estudio e interpreto estoy siempre rodeado de los más grandes creadores. También me he dado cuenta de que es difícil encontrar el equilibrio entre lo que se espera de tus obras cuando te hacen un encargo y lo que crees que tienes que ofrecer para no repetirte. Si siempre hiciéramos la misma obra, no sería necesario hacer más; pero tampoco puedes defraudar las expectativas de quien te pide obras. Esta es una evolución interesante en cuanto a la creación.


B.C. El concierto del lunes en el Palau de la Música, ¿es también apto para amantes del musical y del teatro o es una propuesta más instrumental?A.G. Esta obra, La ciutat que parla, la ciutat que sona, fue un encargo del cuarteto de metales de la OBC para un concierto de cámara. Yo estaba haciendo la la Cantània Arion i el dofí con texto de David Nel·lo,, y le pedí que hiciera unos textos pensados ​​para ser leídos antes de la interpretación de la música, creada por mí a partir de lo que me había inspirado la lectura del texto. La obra recoge un día a la ciudad de Barcelona mediante personajes de diferentes tipologías: por ejemplo, hay una niña que va a la escuela, un comercial de Mobile, un ecociclista, una señora de la parte alta, etc. Más tarde, el grupo BCN Brass Ensemble me pidió ampliar la formación y así, este lunes, interpretaremos la obra con ellos (diez músicos de metal, entre los mejores que podemos encontrar por aquí), con una versión más espectacular que tiene más piano y percusión. Pero es un concierto: salvo el texto recitado por Eduard Farelo, el resto es música.


B.C. Será inevitable, para quien vea el programa, relacionar los nombres de Eduard Farelo y Albert Guinovart con el gran éxito de Nissaga de poder. ¿Se pueden encontrar ecos de tu música para seriales a la música de La ciutat que parla, la ciutat que sona?
A.G. Pues, en principio, de mi música siempre dicen que tiene un estilo muy identificable. Pero hasta aquí llega la coincidencia. Con Eduard hemos coincidido posteriormente con montajes teatrales, pero creo que durante el tiempo que duró la serie no nos conocimos nunca.


B. C. ¿Crees que persiste el tópico, sobre todo el público más aficionado a la música, de que los conciertos con obras de musicales y de cine están en una "segunda división" respecto al repertorio clásico?
A.G. Sí, es verdad. También es cierto que estas músicas no están pensadas para la sala de conciertos y muchas veces son aburridas. Por este motivo compuse el concierto de piano sobre temas de Mar i Cel, porque para oír las canciones es mejor ir a ver el musical. También prefiero hacer suites de mi música para audiovisual, pensándolas como obras de concierto. Pero es cierto que son conciertos normalmente con mucha afluencia de público (y muchos jóvenes).


B.C. ¿Por qué a la música clásica le cuesta hacer esta conexión con el público y, en cambio, sí lo consiguen los musicales?
A.G. Este tema es muy interesante, pero se puede caer con una simplificación que no refleje la compleja realidad. Quizás mucho público va a estos conciertos porque son fans de tal película o de tal musical, pero luego descubren que la música por sí sola les gusta mucho y que vivirla en directo, sintiendo el sonido que los músicos están produciendo en ese momento, les puede llegar a emocionar. Es una oportunidad que un tipo de público que nunca se acercaría a un auditorio pueda disfrutar de un concierto. Creo que son apuestas muy positivas, mientras no se deje de hacer repertorio de los grandes maestros.



B.C. Para la próxima temporada, se prepara la grabación de tu ópera Alba Eterna con la Orquesta Camera Musicae y, además, se hará un concierto en el Palau. ¿No se podrá ver la obra representada en el escenario en formato dramático?
A.G. Efectivamente, este noviembre haremos la ópera en versión concierto y la grabaremos. Desgraciadamente, hacer una producción operística no es tan sencillo. La ópera, que hicimos con Jordi Faura, ya se representó en 2009 en el Teatro Fortuny de Reus y gustó bastante. Esperamos que con la grabación quede un documento que pueda facilitar posteriores representaciones. De todos modos, afronté esta música de forma diferente a un musical. Mi estilo está, pero más libre, sin pensar en que debe tener una explotación comercial.


B.C. ¿Nos puedes adelantar algunos de los proyectos en los que estás trabajando?
A.G. Sí; durante los próximos meses estaré entretenido. Ahora estamos totalmente inmersos en la creación del nuevo musical con Dagoll Dagom, Scaramouche. Es un musical de gran formato, que esperamos que guste a todos los públicos, con una historia muy atractiva en el contexto histórico de la Revolución Francesa y con un tono general de comedia y aventuras. También tengo un encargo que me da mucho respeto, que es un Réquiem para estrenar en 2017, así como una versión más grande de mi Te Deum. Esta Navidad volveremos a hacer Els Pastorets que escribimos con Jordi Galceran el Liceu, pero con alguna incorporación nueva. Y este verano grabaré mi segundo CD para Sony Internacional, esta vez con obras mías para piano. Y seguiré haciendo conciertos y tocando ... Nunca se debe dejar de tocar...



Més, sobre...: Albert , Guinovart
Últimes Notícies