I Puritani
Piano



Diego Fernández Magdaleno es Premio
Nacional de Música 2010
Esta semana, el Centre Cívic Urgell, junto con la Fundació Música Contemporánea, ofrece una interesante oportunidad para conocer  mejor la música española y latinoamericana para piano de los siglos XX y XXI con una serie de conciertos de entrada libre.

El ciclo presenta el jueves día 29 y el viernes día 30  dos conciertos de Diego Fernández Magdaleno. Este intérprete vallisoletano, que ha protagonizado de más de 200 estrenos absolutos para obras de piano, cuenta con diversos galardones en su trayectoria, entre los que destaca el Premio Nacional de Música en 2010.

Él mismo explica a Barcelona Clásica cómo afronta esta nueva actuación en una ciudad a la que se declara muy unido tanto en lo musical como en lo personal.


Barcelona Clásica: Actúa en Barcelona los días 29 y 30 de octubre. ¿Qué repertorio presenta?
Diego Fernández Magdaleno: Son dos programas de repertorio contemporáneo que incluyen varias transcripciones de partituras de otras épocas. El primero de ellos, además, tiene una característica especial: está formado por piezas agrupadas de un modo que podríamos denominar "suites imaginarias",  en las que se pretende conseguir una coherencia interna a través de diversos motivos. Esta coherencia se basa en la búsqueda de unidad con elementos distintos, que resulta lo opuesto a la uniformidad.

Diego Fernández Magdaleno. Foto: Amalia Trujillo
B.C. Se trata de dos conciertos gratuitos que un popular centro cívico. ¿El espacio influye  en la selección del repertorio
D.F.M.
Los conciertos se celebran dentro de una muestra de música contemporánea para piano, donde hay todo un mundo sonoro enormemente heterogéneo, de una extraordinaria riqueza.

B.C. ¿Actúa con frecuencia en Barcelona?
D.F.M.
Barcelona es, junto a Valladolid, la ciudad en la que más veces he actuado. Tengo una relación muy especial con Barcelona y Cataluña, entre otras razones, porque buena parte  de los compositores con los que trabajo -y que, por suerte, son amigos- viven aquí. 

B.C. ¿Cuáles han sido las ciudades y los momentos clave en su carrera artística?
D.F.M
. Sin duda, Barcelona es una ciudad clave. Algunos de los mejores recuerdos de mi vida, y no solo por cuestiones musicales, están unidos a Barcelona. Puedo citar también un concierto en memoria de mi padre; un recital en Madrid para recordar a Ramón Barce; la presentación en París del programa dedicado a Jordi Savall... Cada concierto ha tenido algo especial. 

B.C.  ¿Supuso un punto de inflexión ser galardonado con el Premio Nacional de Música en 2010?
D.F.M.
Quizá varía el modo en el que eres percibido por los demás y eso lo convierte en un punto de inflexión. Fue muy emocionante recibirlo y siento un profundo agradecimiento. 

B.C. Su repertorio es extensísimo, pero, de tener que elegir solamente un compositor y una época, ¿con cuál se quedaría? ¿Por qué?
D.F.M.
Siempre me quedaría con lo que estoy estudiando en el momento presente. Con la partitura que está en el atril del piano. Con ella y con Bach. 

B.C. ¿Qué le diría a una persona que nunca -o muy pocas veces- ha ido a un concierto de piano si se está planteando ir al suyo?
D.F.M.
Le agradecería mucho que estuviera pensando ir al concierto, y le invitaría a escuchar las obras de compositores mucho menos difundidos de lo que por su calidad merecen. 

B.C. Es el presidente español de la Asociación Europea de Profesores de Piano. En su opinión, ¿por qué no hay planes de fomento de escuchar música, como los hay de fomento de la lectura, por ejemplo?
D.F.M. Sin la propia experiencia de la música y la reflexión sobre ella en todo el proceso educativo, estaremos lejos de encontrar soluciones realmente eficaces.


Més, sobre...: conciertos
Últimes Notícies