Piano





Cada año, el European Concert Hall Organisation (ECHO), la organización que agrupa las salas de conciertos más prestigiosas de Europa, selecciona a una serie de jóvenes músicos a los que bautiza como “estrellas emergentes” (Rising Stars) y a los que ayuda en su carrera con un tour internacional por los escenarios de los miembros de la red.

En Barcelona, el Palau de la Música Catalana y el Auditori participan en ECHO y acogen regularmente a estos jóvenes talentos. Este mes de marzo, hay dos citas programadas: una, mañana jueves, en el Auditori, con el dúo formado por Michael Petrov (cello) y Ashley Fripp (piano), y otra, la próxima semana, en el Palau de la Música, con la soprano Omo Bello.

Barcelona Clásica ha entrevistado al pianista Ashley Fripp, de solo 26 años, seleccionado por ECHO a propuesta del Barbican Centre de Londres. Formado en el Guildhall School of Music & Drama de Londres, ha ganado premios en numerosos concursos internacionales. Junto a Michael Petrov, mañana ofrecerá un concierto en el que interpretará dos obras de dúo y una pieza como solista.

Barcelona Clásica: Eres muy joven, pero ya cuentas con una carrera muy prometedora. ¿Cuándo te iniciaste en el piano?
Ashley Fripp: Empecé a los nueve años. Me regalaron un pequeño teclado a pilas por Navidad y me quedé inmediatamente fascinado por el puro placer de hacer música.

B.C. ¿En qué momento decidiste convertirte en pianista profesional?
A.F. Desde que empecé a tocar, disfruté compartiendo mi música con los demás. Pero el momento crucial fue la primera vez que asistí a un concierto sinfónico, en el Royal Albert Hall de Londres, con el ciclo de la BBC Proms. Me fascinó la belleza, la magia y la grandeza de aquella noche y, a partir de entonces, soñé con dedicar mi vida a hacer música.

B.C. Ya has actuado en escenarios de primer nivel en todo el mundo. ¿Cuál ha sido el más especial para ti?
A.F. Tocar en el Musikverein de Vienafue una experiencia maravillosa. Es una sala muy hermosa y me resultó inmensamente inspirador por la historia que encierra el edificio y todos los grandes músicos que han pisado ese escenario.

B.C. ¿Qué ha supuesto ser parte del ciclo “Echo Rising Stars” de este año?
A.F. Ha sido absolutamente increíble: me ha dado la oportunidad de viajar por toda Europa, actuar en las mejores salas de conciertos y tocar música que adoro, tanto las obras solistas de Brahms y Chopin como el repertorio de cámara con Michael Petrov. También me gusta conocer a las personas que gestionan los auditorios y visitar ciudades espectaculares. Realmente, es un sueño hecho realidad.

B.C. Has ganado en varios conciertos de piano. ¿Te gusta la competición?
A.F. Bartók dijo una vez: “La competición es para caballos, no para artistas”. Hasta cierto punto, estoy de acuerdo. Sin embargo, hay mucho que ganar en un concurso: la preparación es extremadamente intensa y detallada, lo que lo convierte en un proceso musical muy valioso. Además, los concursos suelen afectar más a los nervios que los conciertos, y, luego, las grandes actuaciones se disfrutan más. También ofrecen la posibilidad de viajar y de conocer otros países y culturas. Por ejemplo, gracias al concurso Hamamatsu en Japón, tengo una gran relación con los pianos Shigeru Kaway y me han dado una beca para todo el tour Echo Rising Stars.

B.C. ¿Consideras que hay algún pianista que sea tu modelo?
A.F. Hay muchos grandes pianistas del pasado que son una inspiración: Rubinstein, Richter, Gilels, Cortot, Rachmaninov, Arrau o Lipatti, por nombrar solo unos pocos. Entre los actuales, tengo que hablar de Martha Argerich, que es posiblemente la mejor pianista del mundo hoy en día, así como de Radu Lupu y de Daniel Barenboim, dos artistas maravillosos.

B.C. ¿Es tu primer concierto en Barcelona?
A.F. Sí, y también mi primera visita a la ciudad. ¡Estoy deseando visitarla! He oído tantas cosas maravillosas…
 
B.C. ¿Qué repertorio presentarás, junto a Michael Petrov? 

Michael Petrov, con quien Ashley Fripp forma dúo
A.F. Abriremos con la Suite Italienne de Stravinksy para cello y piano, que es un arreglo de su suite para ballet Pulcinella. Es una obra increíblemente ingeniosa, con una enorme variedad, del periodo neoclásico del compositor. A continuación, ya que tanto Michael como yo fuimos seleccionados individualmente como “Rising Star”, interpretaremos obras de solo. Michael tocará las Trois Strophes sur le nom de Sacher de Dutilleaux y yo, la Barcarolla de Chopin, una elaborada fantasía que se caracteriza por imitar el ritmo de una góndola veneciana. Y finalizaremos juntos con la inmensa Sonata en La Mayor de Franck, una de las piezas más grandes del periodo romántico.

B.C. ¿Cuándo empezaste a tocar con Michael Petrov?
A.F. Empezamos hacia finales de 2012. Desde entonces, hemos realizado muchos conciertos juntos, aunque también impulsamos nuestras carreras individuales y mantenemos una saludable mezcla de otras actividades. Pero siempre disfruto tocando con él y el ECHO Rising Stars es una gran oportunidad para exprimir al máximo este placer.


Més, sobre...: Ashley , Fripp
Últimes Notícies