Don Quixot
opera




Por Xavier Llisà.- Ha sido uno de los conciertos de la semana. Los Amics de l´Opera de Sarrià, el Teatre de Sarriá y Concertante, con la colaboración de Casa Orlandai, programaron, dentro de su ciclo Òpera Express, la conocida ópera La Sonnambula, del compositor Vincenzo Bellini.

La obra se presentó en versión concierto y en un formato reducido; es decir, limitado a cantar los fragmentos más importantes de dicha ópera. Asistimos a esta representación y nos encontramos con alguna sorpresa.

La primera,  la presencia  entre el público de la soprano dramática sueca Iréne Theorin que, próximamente, protagonizará, en el papel de Brunilda, la ópera Götterdämmerung (El crepúsculo de los dioses), de Richard Wagner, en el Gran Teatre del Liceu de Barcelona.

Segunda sorpresa: también asistió el conocido crítico musical Roger Alier, a quien el presentador oficial del evento cedió el mando al principio para que explicase al público particularidades sobre La Sonnanbula, su autor y sus personajes. Lo hizo con su habitual simpatía y dominio del tema.
¿Qué nos dijo el divertido Roger Alier en su breve presentación? 

Conocido su poco entusiasmo por las óperas románticas, indicó que los autores de este periodo tienen poco sentido del humor y que, precisamente por eso, esta ópera es la única de las que han sobrevivido que podría considerarse “algo cómica” o, más bien, “semiseria”. Afortunadamente, el propio Alier tiene de sobras ese sentido del humor que les faltaba a los románticos y así lo demostró con sus comentarios.

Tampoco parece que el autor del libreto, Felice Romani, acabara de entender que ya se encontraban en una época post revolucionaria, como lo demuestra el hecho de que el personaje de Lisa, la dueña del hostal donde se desarrollan los hechos, actúe como si todo el pueblo fuera suyo.
En cuanto a la parte musical, destacan las sensacionales arias que canta el personaje de Amina. Sin embargo, para Alier toda la historia tiene un toque fantasioso, como el mal despertar de Amina después del episodio de sonambulismo, al ponerle Elvino el anillo de prometida. Viendo el conjunto de la historia, quizá Elvino no se merecía a la buena de Amina.

Òpera Express: un formato perfecto para iniciarse en el género

En cuanto a la representación, cabe destacar que, pese a ser un miércoles laborables, el Teatre de Sarrià estaba prácticamente lleno. Quizás sí echamos de menos más público joven, ya que el formato y el objetivo de los promotores de hacer difusión de la ópera son perfectos para personas que quieran iniciarse en el género. En este sentido, quizás pueda ayudar programar más en fines de semana.

El formato “Òpera express” es un poco diferente a los conciertos convencionales. Hay un presentador que explica, entre aria y aria, cómo transcurre la trama de la obra. Es una buena idea: lástima que, con una trama tan fantasiosa como La Sonnambula, solo alguien que conozca bien la obra puede entenderlo todo sin perderse un poco. 

Minerva Moliner
Los cantantes estuvieron correctos. Los papeles secundarios los representaron, con buen nivel, Anna Tobella (Teresa), Vittoria Lai (Lisa) y Marc Pujol (Conde Rodolfo). El personaje principal, Amina, lo interpretó la soprano Minerva Moliner, con una voz potente, aunque quizás algo metálica en exceso. Resultó efectista el juego de espacios: hacia el final, apareció por una puerta lateral de la sala y fue cantando por el pasillo del centro de la platea para volver al escenario.

En cuanto al tenor Marc Sala (Elvino), su actuación transcurría de forma meritoria y ordenada hasta que se equivocó con la nota final del aria Tutto è sciolto...Pasci il guardo...Ah! Perchè non posso odiarte“. En estos casos, suele ocurrir lo que en los partidos de fútbol cuando un jugador falla un penalti: la gente olvida el resto del partido y se acuerda solo de esto. No debería ser así: estas cosas pasan. Los cantantes de ópera, por muy buenos que sean, también son humanos.

Animamos a Amics de l´Opera de Sarriá a continuar con su idea de promocionar la ópera con jóvenes intérpretes. Puede ser la “cantera” de futuros “cracks”: la "Masía" de la ópera de Barcelona.


Més, sobre...: Amics , de , l'Òpera , de , Sarrià
Últimes Notícies