opera





Marc Sala encontró al amor de su vida a los 13 años: “Me pasó lo mismo que a mucha otra gente: sin saber nada de ópera, un día conoces algo y acabas por enamorarte. En mi caso, la ópera es una bendita enfermedad.”

Desde su adolescencia, cuando empezó a interesarse por la ópera (“Carmen, Pavarotti… Luego vinieron más y más cosas”), Marc se ha dedicado a ella en cuerpo y alma. Estudió canto en el Conservatori del Liceu y en el Conservatorio Superior de Valencia, con Ana Luisa Chova (“una de las mejores”). Estuvo un año en Italia, como oyente en la Academia de La Scala. Ha hecho giras internacionales (“Japón, Francia, Alemania, Panamá, Costa Rica…”). Ha cantado los papeles protagonistas de óperas míticas (“mis preferidas son La flauta mágica y el Nemorino de L’elisir d’amore”).

Recientemente, se ha iniciado como productor, impulsando el proyecto de los Amics de l’Òpera de Sarrià,mientras continúa con su carrera como tenor: “Estoy cantando cosas que nunca habría soñado”, asegura. Su último trabajo ha sido el papel del Conte Alberto en L'occasione fa il ladro, de Rossini, que se ha representado en el teatro de Sarrià, con muy buenas críticas. Próximamente lo veremos en la Turandot que preparan los Amics de l’Òpera de Sabadell en abril.

A toda esta trayectoria hay que sumar una faceta más: la de divulgador. “Cuando algo te gusta mucho, sientes la necesidad de compartirlo.” – afirma – “Yo empecé con amigos y luego surgió la posibilidad de hacer conferencias en la Casa Orlandai. Una vez al mes explico las óperas que se hacen en Barcelona para que la gente pueda disfrutarlas más.”

Marc considera esencial ir a ver una ópera con un mínimo de preparación: “Es lo mismo que pasa con el rock. Si vas a un concierto, lo recomendable es escuchar al menos un disco de ese grupo. En una ópera, aconsejo leer el argumento antes y escuchar las arias más famosas. Si conoces y reconoces la música, la emoción es mayor.”

Esta tarde ofrece en la Casa Orlandai la conferencia preparatoria del Siegfried que se estrena en el Gran Teatre del Liceu el próximo miércoles. “Intento hacer conferencias a mi medida, diferentes, y creo que eso es la clave del éxito: yo explico la ópera desde dentro, porque soy cantante. Trato de transmitir, además de conocimiento, emoción y diversión”, explica Marc.

Por si faltaran alicientes, el tenor suele tener acompañantes de lujo en sus conferencias: “Invito a los cantantes del reparto de la ópera y, a veces, si pueden, vienen.” Hoy estará acompañado por la mismísima Iréne Theorin, la soprano que cantará el papel de Brünhilde en la producción del Liceu.


Més, sobre...: Amics , de , l'Òpera , de , Sarrià
Últimes Notícies