Concerts



Jordi Roch, director de la Schubertíada de Vilabertran
“El lied es lo más difícil que hay", asegura, rotundo, Jordi Roch: "En tres minutos, se ha de contar una historia y convencer a la gente. Exige mucha concentración y una sensibilidad especial. Y es más que música, porque combina música y poesía.

Con el objetivo de dar a conocer este género tan complejo y tan poco conocido en Cataluña, Jordi Roch decidió organizar un festival que imitara las Schubertíadas que se celebran en toda Europa desde los tiempos del compositor alemán.

Desde el momento que tomó aquella atrevida decisión, han pasado casi un cuarto de siglo y 24 ediciones de una extraordinaria iniciativa, como es la Schubertíada de Vilabertran. La próxima se inaugura el 18 de agosto.

Estas reuniones tienen origen ya en vida de Schubert. Su padre no quería que fuera músico, sino maestro. Pero Schubert, de niño, estudió música y, gracias a su talento, entró en una escuela de élite. Más tarde, se emancipó del padre, pero se quedó sin recursos: no podía ni comprar papel de pentagrama. Así que sus amigos de la escuela, que eran jóvenes de buena posición económica con inquietudes intelectuales, la apoyaron y empezaron a organizar reuniones donde el mismo Schubert tocaba el piano ", explica Jordi Roch.
 

Después de la muerte del compositor, la tradición de los encuentros continuó. "Es una forma de disfrutar de la música de proximidad, en la intimidad", considera Roch. Ciudades como Zurich, Londres, Oxford o Viena acogen algunas de las Schubertíadas más famosas de Europa: "Hay gente que va por el mundo buscando este tipo de eventos", afirma Jordi Roch.


La elección de la sede y del programa han sido clave para el éxito de la Schubertíada de Vilabertran. Los conciertos se celebran en la
Canònica de Vilabertran, en el Alt Empordà. "Es una colegiata románica y conocía el lugar porque mi padre era de Figueras", explica el director del festival. El lugar es perfecto para la música: "El local tiene buena acústica e invita al silencio ya desde el momento de entrar", asegura.

Concierto del Cuarteto Casals en laCanónica de Vilabertran
En cuanto al programa, desde la primera edición se ha apostado por ofrecer un repertorio que va más allá del lied: "Nos adherimos al espíritu de dar a conocer Schubert, pero no sólo con Schubert. Por ejemplo, hacemos programas exclusivos sobre Bach, que gustan mucho a los jóvenes. La definición más exacta es la de un festival de música de cámara ", afirma Jordi Roch.

La otra clave para la consolidación de la iniciativa ha sido la participación de algunas de las estrellas internacionales del género. Es el caso, por ejemplo, de la soprano Juliane Banse, que actuó en la primera edición, cuando solo era una estudiante de canto, y que ahora, convertida en una de las "divas" del lied internacional, va a Vilabertran cada año; o del barítono Matthies Goerne, también un asiduo del festival y que está considerado uno de los más importantes intérpretes de lieds del mundo. También la pianista Khatia Buniatishvilli hizo en la Schubertíada una de sus primeras actuaciones relevantes, en el año 2010, por lo que vuelve con frecuencia, aunque ahora es una verdadera estrella del piano, con actuaciones como la celebración del 80 aniversario de Zubin Mehta.
Juliane Banse  Foto: Stefan Nimmesgern
A l’edició d’enguany hi són present tots tres. Juliane Banse i Matthies Goerne oferiran dos concerts
cadascú (18 i 20 d’agost, Banse, i 27 i 29 d’agost, Goerne), mentre que Kathia Buniatishvilli hi actuarà en un únic recital el 19 d’agost. El programa es completa amb altres intèrprets amb projecció internacional, com ara el baríton Adrian Eröd o la soprano Anna Lucia Richter, joves valors com ara el pianista Daniel Kharitonov (de només 17 anys), l’espanyola Noelia Rodiles, també pianista, o el recentment format Dalia Quartet, i dos de les millors formacions de cambra del panorama actual: el Quartet Casals, Premi Nacional de Música, i la Camera432, que Roch qualifica sense dubtes de “millor orquestra de cambra d’Espanya”.

En la edición de este año están presente los tres. Juliane Banse y Matthies Goerne ofrecerán dos conciertos cada uno (18 y 20 de agosto, Banse, y 27 y 29 de agosto, Goerne), mientras que Kathia Buniatishvilli actuará en un único recital el 19 de agosto. El programa se completa con otros intérpretes con proyección internacional, como el barítono Adrian Eröd o la soprano Anna Lucia Richter, jóvenes valores como el pianista Daniel Kharitonov (de sólo 17 años), la española Noelia Rodiles, también pianista, o el recién formado Dalia Cuarteto, y dos de las mejores formaciones de cámara del panorama actual: el Cuarteto Casals, Premio Nacional de Música, y la Camera432, que Roch califica sin dudas de "mejor orquesta de cámara de España".Precisamente será esta formación, bajo la dirección de Gordan Nikolic, primer violín de la London Symphony Orchestra, quien cerrará la edición 2016 de la Schubertíada el 3 de septiembre.Las entradas se pueden comprar por Internet, por correo electrónico y por teléfono. Los precios varían según el concierto. Por ejemplo, los más cotizados, los de Matthies Goerne, están entre los 76 euros de las mejores localidades y los 18 euros de las zonas laterales.


Més, sobre...: conciertos
Últimes Notícies