Concerts



Josep-Ramon Olivé
Uno de los nombres emergentes en la escena musical de Barcelona es, sin duda, el del barítono Josep-Ramon Olivé. La hemos visto, por ejemplo, inaugurando la temporada de la OBC en el concierto dirigido por Kazushi Ono en la Sagrada Familia.
Ha recibido importantes premios internacionales y próximamente participará en el 125 aniversario del Orfeó Català, en un monográfico dedicado a composiciones del director, Josep Vila. Es frecuente verlo en múltiples conciertos de la temporada musical con varias formaciones. Y todo esto lo ha conseguido cuando todavía ni siquiera ha terminado sus estudios, ya que cursa un máster de ópera en Londres.
La Pedrera la ha elegido como uno de los artistas residentes de la temporada 2015/2016, con una serie de tres recitales. Así nos cuenta el propio Josep-Ramon Olivé su trayectoria.

Barcelona Clásica: Empezando por el principio, formaste parte de la Escolanía de Montserrat. La vocación musical, ¿fue la causa o la consecuencia de ser "escolà"?
Josep-Ramon Olivé:
Entré en la Escolanía con 10 años porque tenía facilidad para la música. Mis padres pensaron que esta podía ser una buena opción para mí. Allí me formé no sólo canto, sino también en piano, y salí con la idea clara de continuar con la música.

B.C. ¿Con el canto?
J-R. O.
No era mi primera vocación y, de hecho, lo dejé durante un tiempo. Sí cantaba en coros jóvenes. Pero, cuando entré a estudiar dirección de coro en la ESMUC, empecé a recibir clases de canto y se me despertó el interés.

B.C. A partir de ese momento, vas enfocar toda tu formación en el canto?
J-R. O.
Seguí con las clases de canto y, cuando terminé Dirección de Coros, estudié la especialidad de canto clásico. Y luego decidí ir a Londres a hacer un máster de interpretación en la Guildhall School of Music & Drama. Actualmente estoy cursando un máster en ópera en la misma escuela.

B.C. ¿Por qué eliges Londres?
J-R. O.
Lo estuve hablando con profesores en la ESMUC y además tuve la oportunidad de conocer Rudolf Piernay en un curso de verano en Viena. Él es profesor de la Guildhall School y ahora hago clases con él.

B.C. En tu currículum figuran muchos premios, pero quizás uno de los más importantes es el reciente primer premio y premio del público a la Händel Singing Competition de Londres. ¿Qué ha supuesto este galardón para tu carrera?
J-R. O.
Ha sido un reconocimiento importante y, cuando lo hablo con algunos profesores, sí lo consideran un gran logro. Lo que me ha aportado, fundamentalmente, es que este año tengo la posibilidad de participar en el London Händel Festival, uno de los más importantes en el mundo de la música antigua. Actuaré en el último concierto del Festival. También me ha ayudado a darme a conocer más en el mundo musical inglés y hacer que mi nombre suene a los directores musicales. De hecho, han contactado conmigo agencias y otros festivales.

B.C. ¿Cómo lo haces para compaginar los estudios en Londres con una intensa agenda de conciertos en Barcelona? Este año te hemos visto en todas partes, incluso en el Liceu.
J-R. O.
Diría que el 75% de mi actividad está en Barcelona, ​​aunque también tengo compromisos en el Reino Unido. Recientemente, por ejemplo, he recibido un premio Oxford [la nominación Young Artist 2015 para Oxford Lieder, junto con el pianista Ben-San Lau]. Tengo posibilidad de combinar los trabajos y todo son experiencias. La verdad es que estoy muy contento.

B.C. ¿Qué destacas de tu participación en las Residencias de la Cantera?
J-R. O.
Lo más atractivo es que el ciclo de Residencias Musicales me permite montar conciertos diferentes, tanto por el repertorio como por el hecho de que están compartidos con gente de mundos distintos. Son tres conciertos, uno en noviembre, uno en marzo y otro en abril, y quería demostrar versatilidad, con lo que cada concierto aborda un tema diferente.

El concierto del marzo está dedicado al lied y lo hago con Jordi Armengol, un pianista especializado en acompañamientos con el que ya había trabajado antes. Creo que el género de la canción la compenetración con el cantante es muy importante. La verdad es que el lied es uno de los terrenos donde me siento más cómodo.

En cuanto al concierto de abril, he elegido el tema de la ópera. Será un recital con la mezzosoprano Katarzyna Balejko, quien está estudiando conmigo, y el pianista Ben-San Lau, con experiencia en la National Opera Studio.




Més, sobre...: barítonos
Últimes Notícies