I Puritani
Concerts



Cada año, BZM realiza una convocatoria para seleccionar a cuatro jóvenes solistas con una carrera prometedora con intérpretes de J.S. Bach. En la nueva edición, han obtenido este premio Elionor Martínez (soprano), Julieta Viñas (mezzosoprano), Henning Jendritza (tenor) y Vincent De Soomer (barítono). 

Barcelona Clásica ha hablado con ellos y este es el resumen de sus trayectorias y de cómo viven la interpretación de la música de Bach. 

Elionor Martínez: “Con Bach, te sientes parte de un todo armónicamente perfecto”

Elianor Martínez
Soprano de solo 19 años, comenzó sus estudios musicales en la Escola Municipal de Música Can Roig i Torres de Santa Coloma de Gramanet, donde se inició en el canto con la profesora María Luz Martínez. Desde 2012, forma parte del Cor Jove del Orfeó Català, formación con la que ha actuado en diversos escenarios catalanes y europeos (Viena y Oporto). Actualmente, cursa el primer año de la especialidad de Canto en el Conservatori Superior de Música del Liceu, becada por la Fundació Ferrer-Salat.


Para Elionor, “el hecho de ganar la Beca Bach significa, además de una gran satisfacción personal, la posibilidad de recibir una formación muy valiosa en la interpretación de la música de Bach”. Asimismo, reconoce que es “un impulso muy importante” en los inicios de su formación como profesional.

Afirma que le gusta Bach porque “cuando cuanto su música, siento que fluye con una suavidad que la va empujando hacia delante de manera inevitable: la música no se para y te arrastra con ella”. Es una sensación que Elianor resume de forma contundente: “Te sientes parte de un todo armónicamente perfecto”.


Julieta Viñas: “La obra de Bach ayuda a crecer como músico y como persona”

Julieta Viñas es mezzosoprano. Obtuvo el Título Superior de Canto con sobresaliente en el Conservatorio Superior de Música de Sevilla, bajo la tutela de Rosa de Alba. También es licenciada en Filología Hispánica por la Universitat de València. Fue becada para estudiar Canto Histórico en la ESMAE do Porto durante un año y actualmente realiza el Màster en Interpretació de la Música Antiga de la ESMUC, con la profesora Marta Almajano. Cuenta con una grabación discográfica (“Al alba venid”, con su dúo Dolce Rima) y ha participado como solista en numerosos festivales de España y Portugal.  

Julieta Viñas

Julieta afirma que lograr la Beca Bach supone “un gran honor”: “Terminé la carrera de canto el pasado septiembre y ahora se me brinda la oportunidad de actuar como solista en un hermoso proyecto gracias a BZM. Estoy deseando vivir esta experiencia: profundizar en la música de Bach de esta manera me hace sentir feliz y afortunada”.

La cantante explica que su primer contacto con la música de Bach fue en la escuela de su barrio, con las Suites para violonchelo: “Pese a las dificultades técnicas, en aquellos momentos de estudio en soledad siempre prevalecía un estado de bienestar capaz de vencer al sentimiento de frustración. Lo mismo me ocurrió al abordar sus arias como cantante”.

Julieta recuerda una cita de Brahms que considera especialmente afortunada: “Estudie a Bach: en él lo encontrará todo”. Y añade: “Bach es atemporal: su obra es un continuo estímulo a nuestras capacidades y todos los desafíos que esta plantea son motivo para crecer como músico y como persona”.

Henning Jendritza: “Los nuevos artistas dan a la música antigua un “look” más joven”

Henning Jendritza
BZM es una convocatoria internacional y, al igual que el año pasado, en 2016 se han premiado a dos cantantes internacionales. El tenor Henning Jendritza es alemán. Estudió Teología católica y Filosofía en la Universidad de Bonn. Desde 2014, estudia canto en la Hochschule für Musik und Tanz de Köln con Lioba Braun. Centrado sobre todo en la música de oratorio, ha actuado como solista en obras clave de Haydn, Bach y Mozart junto a orquestas de prestigio. Asimismo, tiene experiencia como solista de ópera.

Henning afirma que ganar la Beca Bach es “un halago y también una recompensa por el trabajo duro y la práctica para perfeccionar la técnica vocal”. El tenor considera clave la formación: “Cantar es un don de Dios, pero, sin disciplina y una buena técnica, no es nada; por eso, obtener un reconocimiento por ello es un gran orgullo”. Por otro lado, Henning valora el hecho de que la Beca Bach le dé la oportunidad de tener experiencia internacional: “Creo que es importante dar apoyo a los nuevos artistas, porque esto permite dar a la música antigua un “look”  más joven. Es importante buscar nuevas formas de presentar la música clásica”.

En cuanto a su relación con la música de Bach, Henning se declara admirador de que esta haya sobrevivido el paso de los siglos y siga impresionando al público de hoy. También reconoce su dificultad: “Bach es siempre un reto, especialmente, para las tesituras más altas, como tenores o sopranos. Sus obras no son precisamente “singer-friendly; están pensadas desde un punto de vista instrumental y por eso resultan más difíciles para un cantante que, por ejemplo, para un violinista”. Sin embargo, aquí reside también el principal atractivo de Bach para Henning: “Siempre es posible encontrar nuevos retos a las incontables composiciones de Bach. Es imposible cansarse”.

Vincent De Soomer: “En mi opinión, el alemán es una de las lenguas con mejor sonoridad para hacer música”
 
Vincent de Soomer
Vincent De Soomer es belga, aunque reside en Catalunya desde hace varios años. Se inició como cantante de niño, con el coro joven Clari Cantus. Recientemente ha finalizado el master en Interpretación de la Música Antigua de la ESMUC en la especialidad de canto histórico, bajo la tutela de Lambert Climent. Como barítono solista, ha colaborado con formaciones como la Orquestra Barroca Catalana y la Académie Bach Aix. También cuenta con experiencia operística.

El cantante afirma que la Beca Bach supone “un placer enorme”: “Quedé muy contento con mi audición, pero las dudas no disminuyen hasta el día que te llaman con la buena noticia”.  Para Vincent, que se declara “con muchas ganas de comenzar a trabajar con los compañeros y de aprovechar esta oportunidad”, lo interesante de la beca es que permite interpretar la música de Bach en diferentes formatos y ámbitos: “Cada producción que haremos tiene como base un concepto diferente”.

Vincent considera que lo mejor de la música de Bach, como intérprete, es que “por muy ingeniosa y compleja que sea, si la analizas en detalle, tiene una naturalidad enorme que, personalmente, me facilita muy el trabajo: es casi automático sentirse cómodo con ella.” A ello le ayuda una declaración no muy frecuente entre los cantantes no nacidos en Alemania: “En la mayoría de los casos, las obras son en alemán que, para mí, es una de las lenguas con mejor sonoridad para hacer música”.



Més, sobre...: Bach , Zum , Mitsingen
Últimes Notícies