Last 'Elektra' in Barcelona (y el último homenaje a Patrice Chéreau)

Martes 6 Diciembre 2016

El Gran Teatre del Liceu de Barcelona acoge del 7 al 23 de diciembre la ópera Elektra, de Richard Strauss. La obra supone la última oportunidad en todo el mundo de ver la producción realizada por el aplaudido director de escena francés Patrice Chéreau, fallecido en 2013, con el añadido de que en el reparto figuran los cantantes que formaron parte del cast inicial en su estreno en el Festival d´Aix-en-Provence. 

El responsable de la reposición es Vincent Huguet, colaborador de Patrice Chéreau, quien estuvo en la rueda de prensa de presentación de Elektra en Barcelona y nos recordó que será una especie de tributo al carismático director, "gran amigo y gran artista", con vinculaciones en España, ya que tenía una casa en Sevilla y, por ello, conocía la lengua española.

Tanto Evelyn Herlitzius (la cantante que interpreta a Elektra) como Waltraud Meier (el personaje de Klytaemnestra) han manifestado asimismo su gran aprecio hacia Chéreau y han destacado de él "su fantástico sentido del humor, su humanidad y su nivel cultural, ya que era dominador de todas las disciplinas del arte y gran actor, así como poseedor del sentido del ritmo musical y de la vida". Y, como anécdota, ambas relataron que estaba siempre presente en todas y cada una de las funciones de las óperas en las que él era el director de escena. Todo el equipo se ha mostrado muy contento de volver a actuar juntos, ya que se consideran "casi una familia".
 
El reparto en el Liceu lo encabezan, en el rol de Elektra, la soprano Evelyn Harlitzius; la mezzosoprano Waltraud Meier como Klytaemnestra (madre de Elektra y esposa de Agamemnon); la soprano Adrianne Pieczonka en el rol de Chrysothemis (hermana de Elektra); el tenor Thomas Randle como Aegisth (amante de Klytaemnestra y asesino de Agamemnon); el bajo-barítono Alan Held en el papel de Orest (hermano de Elektra) y la leyenda Franz Mazura, bajo- barítono de 92 años, como preceptor de Orest. Este último debutó en el Gran Teatre del Liceu en 1968 en la ópera Salomé. O sea, hace, ni más ni menos, que 48 años.
 
Se trata de una coproducción del Gran Teatre del Liceu, el Teatro alla Scala de Milano, el Metropolitan Opera House de New York, el Festival d´Aix–en–Provence, la Staatsoper Unter den Lindende Berlin y la Finnish National Opera de Helsinki.
 
Tanto el reparto como la puesta en escena han entusiasmado a la crítica de Aix-en-Provence, New York y Berlín, como lo corroboran afirmaciones como “terriblemente convincente" (Financial Times), "intensidad efervescente" (New York Times) o “una velada de una grandeza histórica" (RBB Kulturradio).
 
Un viaje a la Grecia de Sófocles

Elektra es una ópera de un solo acto, fruto de la colaboración entre el compositor alemán  Richard Strauss y el poeta y libretista Hugo von Hoffmannsthal y basada en el drama griego de Sófocles del siglo V a. de C.  Se estrenó en el Teatro de la Ópera de Dresden el 25 de enero de 1905. Tardó 40 años en estrenarse en España y fue en el Gran Teatre del Liceu de Barcelona el 15 de febrero de 1949.
 
La trama nos sitúa en Micenas (Grecia), en un tiempo inconcreto: Elektra y Chrysothemis son las hijas de la reina Klytaemnestra, que ha asesinado a su marido, el rey Agamemnon, con la complicidad de su amante Aegisth. Mientras las dos hijas planean su venganza, aparece su hermano Orest, a quien todos creían muerto. Cuando este conoce los hechos, asesina a su madre junto a su amante. Al final de la obra, Elektra inicia una danza triunfal y delirante hasta que cae fulminada por un ataque de corazón.
 
Consideramos interesante destacar la gran dificultad técnica de la partitura, especialmente de la parte musical. La Orquestra del Liceu y su director Josep Pons deberán hacer un verdadero tour de force para afrontar la gran densidad y el enorme dramatismo de la música. 
Para ello, la formación cuenta esta vez con 87 músicos y una sección de cuerda reforzada, con tres secciones de violín, otras tres de violas y dos de violonchelos. Se da particularidad de que las dos primeras, en dos momentos diferentes, intercambian sus funciones, lo que supone una dificultad añadida para los músicos.
 
Al iniciar este artículo, hemos dicho que se trata de la última posibilidad de ver esta producción de Patrice Chereau sobre Elektra. Sin embargo, en los últimos días ha surgido una petición, todavía no concretada, desde la ópera de Seattle para volver a reponerla. Por tanto, quizá también deberíamos finalizar este escrito con otro título con referencias cinematográficas: Never Say Never Again (Nunca Digas Nunca Jamás).

Fotos: A. Bofill. Cedidas por Gran Teatre del Liceu
 
 

Últimas noticias