Piano

Adultos que aprenden a tocar el piano (o por qué nunca es tarde para estudiar música)

Martes 18 Julio 2017

Un estudio de la British Heart Foundation del 2012 afirmaba que el no haber aprendido a tocar un instrumento suficientemente bien era de unas las 20 cosas de las que más se arrepienten los británicos en la vida. Si la encuesta se hiciera en Catalunya, probablemente saldrían resultados similares. Quizá por este motivo, cada vez son más las personas adultas que deciden recuperar el tiempo perdido y acercarse a un instrumento. La profesora de piano Cristina Colomer, con quien recientemente hablábamos raíz de su experiencia como maestra del actor Santi Millan, nos aseguraba que ella tiene alumnos del 3 a 80 años, y muchas escuelas de música incorporan clases para adultos en la su oferta de enseñanza.

Hemos hablado con dos personas, Vicent Barberá y Pilar López, que decidido emprender (o re-emprender, en el caso de Vicent) estudios de piano sin importar demasiado el factor de la edad.


 

Pilar López: “Nunca es demasiado tarde para trabajar la satisfacción personal”
 
Pilar López
Pilar López es un gran amante de la música, aunque, como tantas personas, no pudo estudiarla. Pero el deseo existía: "Era una cosa medio dormida, una vocación a la que no hice mucho caso". De todos modos, su hija sí estudió piano y ella la escuchaba tocar: "Me encantaba", suspira. Así que, finalmente, dio el paso y comenzó clases semanales de piano en la escuela Musicant. A pesar de su nivel inicial, ya se ha marcado un reto: "Quiero poder interpretar una pieza y que hacerlo con soltura".

Pilar reconoce que el aprendizaje tiene cierta dificultad: "Me parece difícil, pero sé que soy capaz de hacerlo". Pone de su parte practicando cada día: "Me pongo aunque sea un cuarto de hora".

La experiencia, en su opinión, es totalmente recomendable: "Yo diría a todos los que tengan esta inquietud que se lancen. Siempre piensas que es demasiado tarde, pero en realidad nunca es demasiado tarde para trabajar la satisfacción personal. La música llena mucho. Me gustaría incluso poderle dedicar más tiempo ".

Vicent Barberà: “El objetivo es no dejar de tocar”

Vicent Barberà si fue estudiante de música en su adolescencia: "Empecé música a los 14 años, pero el piano lo empecé a estudiar a los 19 años: antes estudiaba guitarra. Llegué el curso de séptimo de piano del plan antiguo, que significaba empezar a tocar los estudios de Chopin y continuar con las sonatas de Beethoven ". No obstante, lo tuvo que dejar: "Comencé a trabajar y luego me fui al extranjero a seguir estudiando otras cosas".

Reconoce que, en el momento de tomar la decisión de alejarse un temporada del piano, pensó que nunca terminaría los estudios. Y, efectivamente, durante más de 20 años siguió tocando el repertorio que había aprendido durante su etapa de joven pianista.

Pero, a partir de los 50 años, Vicent comenzó a pensar que estaría bien aprender nuevas piezas y volver a tocar el piano de forma disciplinada. Finalmente, acabó buscando una profesora.

"Volver a tocar fue mucho más fácil de lo que me imaginaba, aunque no creo que haya llegado todavía al punto donde lo había dejado", afirma. Su rutina de estudio incluye dos clases al mes y práctica al piano el resto de días: "Antes hacía escalas, pero las he terminado todas. También hicimos algunos estudios y ahora estoy preparando algunas piezas y repasando las que hemos preparado durante el curso ".
Vicent Barberà


Para Vicent, la experiencia al piano está siendo más agradable ahora: “Estudiar en el conservatorio era bastante estresante porque tenías que preparar un programa para el examen. Había de tocar cosas como Czerny, que ahora no pienso tocar. Ahora es más agradable y lo hago por puro placer: toco lo que quiero y esto me motiva". 

Hay otros factores logísticos importantes que un adulto puede controlar mejor que un joven: "En mi caso, haberme comprado un piano de gama más alta ha hecho que aumentara mi motivación. Puedo toar sin molestar con el sistema Silent. Estas cosas, cuando eres adolescente, no las puedes controlar", explica. E, igualmente, aparecen nuevas motivaciones, como, por ejemplo, "tocar con otras personas como acompañante o la iniciativa de pianos en la calle del Concurs Maria Canals”.

¿Se deben marcar objetivos los estudiantes adultos? Vicente asegura que no es necesario: "Lo que quisiera realmente es ir incorporando piezas y tocando cosas que me gusten y que me ayuden a entender la música. No tengo interés en hacer exámenes. Claro que me gustaría poder tocar piezas del repertorio, como sonatas de Beethoven, obras de Chopin, Liszt, Debussy, etc ... Pero, posiblemente, el objetivo principal es no dejar de tocar ".
 

Mas sobre el tema: aprender piano
Últimas noticias