I Puritani
opera

'Un ballo in maschera' o la lucha contra la censura

Viernes 6 Octubre 2017

Es evidente que, en la programación del Liceu, esto no estaba previsto, pero la casualidad ha querido que esta semana coincidan en Barcelona  dos hechos: el estreno de Un ballo in maschera de Verdi y unos acontecimientos sociopolíticos importantísimos. Y ambos comparten varios factores; entre ellos, censura y prohibiciones.

El sábado día 7, después del aperitivo rossiniano de Il viaggio a Reims, el Gran Teatre del Liceu inaugura la temporada oficial con Un ballo in maschera, del celebérrimo compositor Giuseppe Verdi. La obra estará en cartel hasta el 29 de octubre.

Un ballo in maschera es una ópera en tres actos con libreto de Antonio Somma basado, a su vez, en un texto de Eugene Scribe que recoge, con más o menos fidelidad, un regnicidio ocurrido en Estocolmo en 1792.

Verdi compuso la obra algunos años después de haber obtenido su gran éxito con la denominada trilogía popular: Rigoletto, Il Trovatore y La Traviata. Y, con Un ballo in maschera, además de éxito, volvió a encontrarse con otra cosa que había marcado de forma fundamental las obras anteriores: los innumerables problemas con la censura de la época. En Rigoletto, ya había tenido que cambiar la figura del personaje central, que pasó de ser un rey crápula a simplemente un duque (aunque también crápula).

Verdi contra la autoridad censora de Nápoles 
 
Esta vez, la censura se ejerció por partida doble. La obra se inició como un encargo del Teatro San Carlo de Nápoles. Sin embargo, compositor y libretista tuvieron que reescribir dos veces la ópera, ya que la autoridad del momento (la monarquía absolutista borbónica de Nápoles) no aceptaba muchos de sus planteamientos. Después de múltiples discusiones, el compositor decidió dirigirse al Teatro Apollo de Roma, pensando que la censura vaticana sería menos dura. Como consecuencia, el teatro napolitano demandó a Verdi por incumplimiento de contrato y, a su vez, Verdi demandó al  Teatro San Carlo por difamación.

Por todo lo explicado, la acción se traslada de Estocolmo a Boston y el personaje central, el rey Gustavo III, se convierte en Riccardo, gobernador de la ciudad norteamericana.No obstante, Verdi consiguió salvar algunos aspectos importantes de su planteamiento inicial, como el baile de máscaras, en principio censurado, que culmina con el asesinato del gobernador. También logró incluir el sorteo entre tres candidatos a asesinar al gobernador y el hecho de que sea Amelia, la enamorada de Riccardo, la que saque el nombre del asesino de un jarrón. Todos estos eran aspectos que la censura quería suprpimir.

La ópera pudo estrenarse finalmente en el Teatro Apollo de Roma el 17 de febrero de 1859, en medio de un gran entusiasmo popular que se reflejó en las numerosas pintadas que aparecieron por las calles. Decían: “Viva V.E.R.D.I.”, y en realidad eran alusiones a “Vittorio Emanuele Re d'Italia”. Recordemos que, en aquella época, lo que hoy es el Estado italiano no existía como tal y el norte de la península estaba bajo el dominio del imperio austríaco..

Una producción "oscura"

La producción que veremos en esta ocasión en el Liceu es del Theatre du Capitole de Toulouse y del Staatstheatrer Nürnberg de Nuremberg. Estará bajo la dirección musical del maestro Renato Palumbo, quien contará con la asistencia de Ricardo Estrada. La dirección escénica está a cargo de Vincent Boussard, con escenografía de Vincent Lemaire y vestuario del famoso diseñador francés Christian Lacroix. El tándem Boussard-Lacroix ya obtuvo un gran éxito en el Liceu en la temporada 2015/16 con I Capuletti e I Montecchi, aunque los vivos colores de aquella producción, en esta ocasión, se han tornado bastante mas oscuros y misteriosos. De todasmaneras, como comentó el propio Boussard en la rueda de prensa, "los tonos más oscuros también son colores".
 
En cuanto al reparto, Riccardo, gobernador de Boston y enamorado de Amelia (a su vez, esposa de su amigo y lugarteniente Renato), será interpretado por los tenores Piort Beczala y Fabio Sartori. La obra supone, pues, el regreso al Liceu del tenor polaco Piort Beczala, triunfador la pasada temporada con Werther

A su vez, el papel Amelia, esposa de Renato y enamorada de Riccardo, está a cargo de las sopranos Keri Alkema y Maria José Siri. El papel de Renato, lugarteniente y amigo de Ricardo, es para los barítonos Carlos Alvarez, Giovanni Meone y Marco Caria, mientras que Ulrica, bruja con poderos ultraterrenales,  está interpretada por las mezzosopranos Dolora Zajick y Patricia Bardon. En cuanto al papel de Óscar, el gracioso paje de Riccardo, lo defenderán las sopranos Elena Sancho y la rusa afincada en Barcelona Katerina Tretyakova, ganadora del primer premio en el Concurso Internacional Francesc Viñas de 2013.
 
Cabe recordar que el famoso barítono ruso Dmitri Hvorostovsky debía interpretar  inicialmente el papel de Renato, pero, como es sabido, ha tenido que cancelar todas las funciones de los próximos meses debido a una grave enfermedad y ha sido sustituido por el también famoso Carlos Álvarez . Por nuestra parte, como pequeño homenaje a Dmitri, cerramos este artículo con su interpretación del aria Eri tu, che macchiave.

 
 

Fotos: A. Bofill, cedidas por el Gran Teatre del Liceu.

Mas sobre el tema: ópera
Últimas noticias