Canto

Benjamin Appl: "El lied es la forma de arte más maravillosa"

Viernes 24 Noviembre 2017

El Festival LIFE Victoria presenta en Barcelona al barítono Benjamin Appl, toda una sensación en el lied europeo y con una sorprendente historia personal: dejó una carrera en el mundo de los negocios para dedicarse a la música y abandonó su Alemania natal para instalarse en Londres, donde se le abrieron las puertas de la industria musical cantando, justamente, canción alemana. Con un look de joven actor de Hollywood, Appl ha pasado, en poco más de un año, del programa de talentos emergentes del Wigmore Hall de Londres a ser aclamado como una de las grandes promesas del género de la canción por la crítica anglosajona, incluyendo el premio el Mejor Artista Joven de 2016 de la revista Gramophone

El cantante actúa, acompañado del pianista Sholto Kynoch, el lunes 27 de noviembre en el Recinte Modernista de Sant Pau, con un programa fundamentalmente dedicado a compositores alemanes.

Barcelona Clásica: ¿Cómo fueron tus inicios como cantante?
Benjamin Appl:
Nunca me imaginé que llegaría a ser cantante profesional. Por supuesto que siempre me gustó mucho cantar y canté en coros desde muy pequeño, pero el estilo de vida de un cantante nunca me pareció atractivo. Mis planes eran muy diferentes: conseguir un buen trabajo que me gustara, situarme bien y disfrutar de la vida con mi familia y mis amigos. Pero en lo más profundo de mi interior había un gran deseo de pasar más tiempo con la música: cantar siempre me hace feliz. Como esta pasión no disminuía, decidí que, mientras estudiaba Administración de Empresas en la universidad, haría algunas clases de canto con un buen profesor en la escuela de música de Munich, solo por diversión y mientras pudiera compaginarlo con lo demás. Y creo que esto fue el principio de mi adicción. Tenemos un refrán en alemán que dice: “Una vez que has probado la sangre…”
 
B.C. ¿Y cómo fue el proceso de dejar tu carrera en el mundo de la empresa para centrarte solo en la música?
B.A.
La verdad es que nunca hubo un punto que supusiera una decisión definitiva. Sucedió poco a poco. Creo que, a veces, es mejor dejar que la vida pase día a día y ver adónde te lleva, sin dejar que te arrastre demasiado lejos y te pierdas. Mientras estudiaba en la universidad, vi que cada vez tenía más y más conciertos. El sentimiento de pasar más tiempo con la música y de estar en el escenario realmente me llenaba, y cada vez me sentía más adicto a ello. ¡Ahora creo que cantante es la mejor profesión del mundo!
 
B.C. ¿Cuál consideras que fue el punto de inflexión en tu carrera?
B.A.
Probablemente, cuando me trasladé a vivir a Londres y encontré a gente maravillosa de la industria de la música que me ayudaron mucho. Londres ofrece muchas oportunidades para conocer a personas influyentes e interesantes. En mi caso, una de ellas fue el gran pianista acompañante Graham Johnson, una leyenda del mundo del lied, que se convirtió en un verdadero mentor y amigo.  Al cabo de unos meses, me presentaron a uno de los mejores managers de la industria de la música clásica, y él quiso ayudarme. Pero, como decía antes, yo no planeé nada de esto y en aquel momento no lo sentí como un punto de inflexión. Me doy cuenta de su importancia ahora, al echar la vista atrás.
 
B.C. Eres alemán y has conseguido un gran prestigio como cantante de lied en alemán. Sin embargo, has recibido un gran apoyo de instituciones inglesas como el Wigmore Hall, la revista Gramophone o la BBC. Comparando la situación en los dos países, ¿cuál ofrece más oportunidades a los jóvenes músicos?
B.A.
Tengo que decir que adoro Reino Unido, y Londres, especialmente. Desde el primer momento que llegué, en 2010, me sentí muy bienvenido. Es una gran ciudad, muy interesante y con una increíble variedad y riqueza cultural. Desde mi punto de vista, hay muchas oportunidades para que los jóvenes músicos consigan reconocimiento y contactos, en parte porque muchas de las agencias de representantes de artistas tienen sus oficinas en Londres. Pero también es verdad que allí hay muchísimos músicos con un maravilloso talento y la competencia es muy alta y dura. Creo que cada músico tiene que encontrar su propio camino y averiguar cómo estar en el lugar adecuado en el momento preciso. Cada caso es particular y es difícil definir un camino que funcione para todos.  
 
B.C. ¿Por qué el lied es tan importante en tu repertorio?
B.A.
¡Porque creo que el lied es la forma de arte más maravillosa! La combinación de poesía y música es absolutamente única. Siempre se consideró un género adecuado para espacios pequeños e íntimos, y esto me genera la sensación de estar más cerca de cada una de las personas del público. Se puede crear algo muy verdadero sin necesidad de vestuario o maquillaje. Realmente deseo que el lied sea siempre una parte muy significativa de mi vida artística. Además, siempre es un reto encontrar nuevas formas de presentarlo y desarrollar diferentes conceptos. Pero, por supuesto, cuidar la variedad en términos de estilo y épocas es también importante.
 
B.C. ¿En qué futuros proyectos estás trabajando ahora?
B.A.
Mis próximos grandes proyectos giran en torno a las arias de Bach. Con uno de ellos realizaré una gira junto a una orquesta barroca y, con el otro, interpretaré canciones con orquesta. Lo ideal para mí es mantener un buen equilibrio entre canciones, oratorios y ópera, y en ello trabajo.  
 
B.C. Es una opción no frecuente para cantante joven apostar por el lied más que por la ópera, aunque también es un camino muy valiente…
B.A.
Sí, estoy convencido de ello, pero siempre es más fácil expandir horizontes que hacer lo contrario. Suelo explicarlo comparándolo con la pintura. Cantar lied es como utilizar un pequeño pincel de acuarelas: todo es refinado y tierno. Para cantar ópera, hay que pensar a lo grande, en trazos más largos, como cuando un pintor usa una gran brocha en un cuadro al óleo. ¡Pero también tengo ganas de empezar a pintar al óleo!
 
B.C. ¿Crees que es posible atraer público joven a los conciertos de lied?
B.A. ¡
Creo que hay un potencial enorme! Muy a menudo la gente, al pensar en recitales de lied, creen que es algo muy pasado de moda. Pero el contenido de las canciones sigue siendo totalmente relevante hoy día. Los escritores y los poetas escribieron sobre el sentimiento de pérdida, el amor, la soledad y la incomprensión de los demás, situaciones que todos conocemos muy bien. Quizás las palabras han cambiado, pero la esencia es la misma. Creo que aquí radica una de las claves: conectar con el público de nuevo de manera más personal, a través de sus sentimientos.  Por lo que veo, el Festival LIFE Victoria está haciendo un grandísimo trabajo en Barcelona. Victoria de los Ángeles fue una cantante maravillosa, así que homenajearla y mantenerla viva mediante conciertos, masterclasses y proyectos especiales es exactamente lo que hay que hacer.


 

Fotos: Lars Borges (Sony) / Minigas Zugik (Wigmore Hall)

Mas sobre el tema: entrevistas , lied
Últimas noticias