Coral

La Coral Sant Jordi al Jardí dels Tarongers

Domingo 22 Julio 2018

Este pasado 20 de julio tuvimos la ocasión de escuchar a la Coral Sant Jordi en el marco inigualable del Jardí dels Tarongers de la Casa Bartomeu. La Coral, dirigida por Oriol Castanyer, presentó un programa titulado "Canciones de ayer, canciones de hoy", con un repertorio mayoritariamente catalán.
 


El ciclo de verano organizado por el Consell de la Música que lleva la música en los jardines de la ciudad presentó el pasado 20 de julio un concierto de lo más adecuado para el marco maravilloso del Jardí dels Tarongers.
 
Una vez todos se sentaron se presentó el concierto de la Coral Sant Jordi, que ha formado parte del ciclo que, entre otros, lleva la música a la Casa Bartomeu, un edificio histórico en lo alto del barrio de Pedralbes de Barcelona, en un espacio íntimo y al mismo tiempo solemne.

Hay que decir que el espacio, recogido y al mismo tiempo lo suficientemente aireado, hacía gala por sí solo; las vistas que se ven desde los balcones del Jardí dels Tarongers, que dan a la ciudad que le queda a los pies, con la montaña de Montjuïc y el mar que le aparece por los lados es seguro una postal para enmarcar.

La Coral Sant Jordi apareció sobre el escenario vestida de gala y se presentó con una pieza que referencia directamente el nombre de la agrupación: la Invocación a San Jorge de G.F. Händel. La pieza, que seguro es más que conocida y digerida por los cantantes, resonó por todo el espacio, a pesar de encontrarnos al aire libre. El concierto, pues, empezó con un sonido sólido que, contra todo pronóstico, llenó de muy buena manera el espacio teatral del jardín.

El hecho de empezar el concierto con una obra conocida y potente, seguro permitió a los cantantes calentar la voz, colocarse bien en el escenario y ver cómo sonaba el espacio con las sillas llenas, a pesar de encontrarse -se a plein air. Una técnica que ciertamente debe funcionar bastante bien.

El programa, conformado por piezas que partían de obras literarias de autores catalanes y habían sido musicadas por compositores también locales, lamentablemente no incluía ningún nombre femenino, a pesar de contar con numerosas obras, tanto literarias como musicales.

Sin embargo, el marco bucólico del Jardí dels Tarongers pareció casar a la perfección con la elección de las piezas del programa que contaba con sardanas, alguna habanera y sobre todo con canciones de temáticas pastorales. El programa a veces parecía ser demasiado ambicioso para los cantantes, sobre todo por los ritmos de alguna de las sardanas y por las armonías bastante complicadas de algunas de las piezas más contemporáneas del repertorio. 
 
La dirección a cargo de Oriol Castanyer hizo una fantástica trabajo con las dinámicas, de una gran belleza, así como también con el trabajo armónico entre las diferentes voces. Quedó manifiesta la conexión entre los cantantes, así como también el vínculo con su director; y se hizo notar la larga trayectoria de la agrupación coral, con el amplio repertorio que presentaron y la ambición de este.

Una vez terminado el concierto, el público disfrutó de una copita de cava que, tras una velada rodeados de música y naranjos, acabó de colocar la guinda en el pastel.

Fotos: Casa Bartomeu, Coral Sant Jordi 

Últimas noticias