Aprender Música

"Un matí d'orquestra" nos acerca a la cultura

Jueves 4 Octubre 2018

El pasado mes de septiembre se presentó en rueda de prensa un estudio sobre el impacto de la actividad Una mañana de orquesta, dirigida a personas en riesgo de exclusión social y llevada a cabo en el Auditori de Barcelona, con la participación del gerente del Auditori Jordi Tort, el Dr. Salvador Simó y la directora de Apropa Cultura Sonia Gainza.

El pasado 21 de septiembre, L'Auditori acogió la presentación de un estudio que ha sido gestándose gracias a la actividad regular que el programa social Apropa Cultura ofrece a las personas en riesgo de exclusión social, personas con disfunción funcional, personas con alzheimer y personas que provienen de centros de día para personas mayores. La actividad, denominada Una mañana de orquesta, ofrece a las personas a las que se dirige una oportunidad de acudir a una sala de conciertos de prestigio, tocar instrumentos muy diversos acompañados de un equipo de musicoterapeutas y ver y escuchar un ensayo de la OBC.

Esta propuesta fue ideada en 2012 por Sonia Gainza, Assumpció Malagarriga, Catherine Clancy y Claudia Torner, y proyectada como una entrada al mundo de la música clásica y la cultura para aquellas personas que no tienen facilidades para acceder a ella.
L’estudi, dut a terme per un equip multidisciplinari i sota el paraigua de l’ESMUC, l’Auditori i la Universitat de Vic, ha posat en relleu la repercussió que la música i la cultura tenen sobre les persones, remarcant-ne l’alt nivell de participació de les persones que han assistit a l’activitat, així com l’immens gaudi d’aquestes i dels seus acompanyants, en poder conèixer un món que sovint els és inaccessible.
 
Después de las presentaciones hechas por Jordi Tort, quien declaró que "gracias al compromiso social de l'Auditori, que ha visto nacer" Apropa Cultura "y la ha visto extendiéndose a otros equipamientos culturales, proyectos como estos ven la luz" ; se cedió la palabra a Sonia Gainza, que explicó el funcionamiento de la actividad. La actividad "una mañana de orquesta" tiene lugar los miércoles y jueves de cada semana y está dirigida por la musicoterapeuta Catherine Clancy, profesora del Master de Musicoterapia de la Universitat Pompeu Fabra, acompañada de un equipo rotativo de musicoterapeutas y estudiantes.

Los asistentes y participantes llegan al Auditori y son recibidos en el Foyer del edificio para conocer un par de músicos de la ESMUC o la OBC, dependiendo de la disponibilidad de unos y otros. Una vez terminado el pequeño recital del Foyer, los asistentes a la actividad son acompañados a la sala de conciertos, donde tienen la oportunidad de ver y escuchar parte del ensayo de la OBC; por último, el grupo se traslada al Espacio 5 del Auditori donde pueden tocar, probar y escuchar los instrumentos de primera mano, acompañados siempre de los musicoterapeutas y los educadores.
 
Entonces llegó el turno del Dr. Salvador Simó, codirector de la Cátedra de Salud Mental del Uvic - UCC, que profundizó de manera más académica en los resultados del estudio. Según el Dr. Simón, es de vital importancia entender que es un "derecho humano acceder al arte" y que hay que aprovechar que las instituciones quieran sumarse a proyectos sociales y dedicados a la salud mental para "crear proyectos como este, con artistas e intérpretes de primera categoría, dentro de un espacio tan importante "; según el Dr. Simón los asistentes a la actividad son perfectamente conscientes de la importancia del espacio y de los músicos que los acompañan durante la actividad, lo que hace que la actividad sea aún más enriquecedora.
 
El Dr. Simó hizo patente la importancia de actividades como éstas, y citó algunos de los testimonios de las personas que han asistido a los talleres, ya fueran musicoterapeutas, pacientes, educadores o acompañantes. Repitió incansablemente como todas aquellas personas que habían participado en la actividad habían disfrutado muchísimo, se habían sentido especiales para poder ser en el Auditori, habían compartido momentos de humor y afecto con sus acompañantes y se habían sentido productivos en el ámbito cognitivo, tanto en las capacidades de atención como de concentración. Fue interesante el énfasis que le dió al los testimonios de los intérpretes que han participado de la actividad: ellos también se llevaban un muy buen recuerdo de las personas con las que habían podido compartir el primer contacto con la música clásica y los instrumentos de la orquesta.

El estudio pues, demostró a través de incontables testigos, como la actividad musicoterapéutica crea conexiones para las personas con demencia y alzheimer, crea un espacio de interacción entre las personas con diversidad funcional y aquellos que los rodean, y acerca la cultura a aquellos que a menudo no pueden acceder a ellos como el resto.

Fotos: Apropa Cultura, un matí d'orquestra. 

Últimas noticias