Conciertos

El Rakhmàninov y el Mussorgski de la OCM y Melnikov

Viernes 12 Octubre 2018

Este domingo 14, en el Palau de la Música Catalana, lucharemos contra la adversidad con la Orquestra Simfònica Camera Musicae que, junto a Alexander Melnikov, nos presenta dos obras de grandes genios que se sobrepusieron a situaciones difíciles: Rachmaninov y Mussorgsky , dirigidos por el maestro Tomás Grau.

Cambio de siglo. Serguéi Rajmáninov se acababa de recuperar de una fuerte crisis existencial que le llevó a una depresión que superó gracias al tratamiento hipnótico del psiquiatra Nikolai Dahl, a quien dedicó su op. 18. Era la primera obra que salió a la luz el mismo momento en que el compositor y pianista salía del pozo y, para trabajarla, se retiró a la casa de campo de sus primos a Ivanovka, lugar que quería mucho porque le reportaba la paz de espíritu necesaria.
 
Para expresar este desánimo que lo había acompañado durante un largo período, el Concierto para piano núm. 2 está escrito en do menor, tonalidad llena de connotaciones que nos evocan a la tristeza y la desolación. Esta obra es una de sus piezas más recordadas, y le supuso un sólido reconocimiento como compositor de conciertos, lo que anhelaba profundamente, ya que ya había soportado fuertes críticas con su primera sinfonía en 1897 y había tenido que luchar toda la vida contra él mismo y su otro "yo", el pianista de conciertos con éxito en toda Europa.
 
El concierto fue escrito entre el otoño de 1900 y abril de 1901 y estrenado, con el compositor como solista, el 27 de octubre de 1901, con su primo Aleksandr Siloti como director. El mismo compositor se sentía fuertemente influido por Chaikovski y Rimski-Kórsakov, pero nunca se quiso limitar a la mera imitación y produjo una obra de una gran fuerza expresiva que se combina con una maravillosa inventiva melódica que, incluso, lo hacen introducir melodías de color ruso. Su deslumbrante virtuosismo se combina con un delicioso lirismo, especialmente en el segundo movimiento, donde aparece, primero de la mano de la flauta, y tras el piano, una célebre melodía que nos evoca toda la esperanza que había recuperado el compositor después del oscuro periodo.
 
La filosofía musical de Rachmaninov fue siempre la expresión sincera de los sentimientos. En sus partituras no hacía ningún esfuerzo por ser original, romántico, nacionalista o cualquier otra cosa. Escribía sobre el papel la música que escuchaba en su interior y lo hacía de la forma más natural posible. "Soy un compositor ruso -afirmaba-, y el país donde he nacido ha influido en mi temperamento y mi concepción del mundo. Lo que intento hacer es decir sencillamente y directa lo que escucho a mi corazón cuando estoy componiendo. Si siento amor, amargura, tristeza o piedad, estos sentimientos forman parte de mi música, que se revela bella, amarga, triste o piadosa".
 
Triunfal, optimista, luminosa y con un tono suntuoso abre Cuadros de una exposición, de Modest Mussorgsky, una obra escrita originariamente para piano pero que escucharemos con la Orquestra Simfònica Camera Musicae bajo la batuta de Tomás Grau en el arreglo célebre y, al mismo tiempo, hegemónico, de Maurice Ravel. Pero este inicio es sólo una ilusión: a continuación emerge el tormento y el recuerdo de épocas negras. Esta suite de diez piezas es un cuarto de siglo anterior a la que escucharemos primero, compuesta por el artista ruso en 1874 -el año de nacimiento de Arnold Schönberg- en homenaje a un gran amigo, el pintor Viktor Hartman, con quien compartía pasión por el arte nacionalista eslavo. La obra representa al propio compositor visitante una exposición de obras pictóricas de Hartman, desaparecido a los 39 años, lo que impactó fuertemente Mussorgski. Cada 'Promenade' simboliza el paso de una obra a otra, y expresa también la gran capacidad evocadora de la música y, no sólo eso, sino -aunque Hanslick no estaría de acuerdo-, el don que tiene para generar imágenes en nuestro consciente y subconsciente, ya sean abstractas o figurativas. Comparte con la obra de Rachmaninov el carácter virtuosístico y la melancolía, ya que, además, entre 1873 y 1874, los primeros años de puesta en escena de Boris Godunov, Mussorgsky se sentía solo. A pesar del gran éxito de público que obtuvo esta ópera, se sintió arrinconado por la crítica y sus compañeros del Grupo de los Cinco (La Nueva Escuela Rusa: César Cui, Nikolai Rimsky-Korsakov, Alexander Borodin y el propio compositor), que habían estado trabajando juntos entre 1856 y principios de 1870 en San Petersburgo, lo que lo convirtió en un outsider, como lo fue posteriormente el genio checo Leoš Janáček, defensor del paneslavismo.
 
Cuadros de una exposición tienen origen en el ciclo Sin sol, de junio de 1874. La música describe el tour por la exposición e ilustra sonoramente los colores y las líneas de Hartmann, esencialmente, dibujos y acuarelas. De todo ello, sólo tres de los diez cuadros representados en la suite aparecieron realmente a la exposición póstuma de 1874 (Baile de los polluelos en sus cáscaras, La cabaña sobre patas de gallina donde vive la bruja Baba Iaga, y La gran puerta de Kiev).
 
El tono enérgico del inicio se vuelve gris más adelante, evocando melodías eslavas en tono menor donde aparecen ciertos puntos de luz muy bien localizados. Pero el abatimiento y la pesadez de los sentimientos de pérdida y, en cierto modo, abandono por la muerte tan repentina del amigo, rezuman por toda la obra en que las "Promenades" dejan de ser meros enlaces entre piezas para formar parte de estas de forma integral y coherente. Ciertamente, Cuadros significaba un paso adelante en el lenguaje musical de Mussorgsky, que se acercaba más que nunca al radicalismo que podemos encontrar en Khovanshchina, ópera inmediatamente posterior. La obra, dedicada a Vladimir Stasov, fue recibida con gran entusiasmo.
 
Quien interpretará el concierto de Rachmaninov será el pianista Alexander Melnikov, que se graduó en el Conservatorio de Moscú y durante su formación musical fue de especial importancia su encuentro con Svjatoslav Richter, quien posteriormente lo invitó con regularidad en festivales de Rusia y Francia. Ha sido galardonado con importantes premios en los concursos más prestigiosos y es conocido por sus decisiones musicales y programas poco habituales. Descubrió su interés por las interpretaciones historicistas desde muy joven. Sus mayores influencias en este campo han sido Andreas Staier y Alexei Lubimov. Melnikov actúa con regularidad con orquestas como la Freiburger Barockorchester, Concerto Köln, la Akademie für Alte Musik Berlin. Como solista, ha trabajado con orquestas como la Royal Concertgebouw Orchestra, la Gewandhausorchester de Leipzig, la Orquesta NDR de la Filarmónica del Elba, Orquesta Sinfónica de la Radio de Frankfurt, la Orquesta Nacional Rusa, la Filarmónica de Munich, la Filarmónica de Rotterdam y la Orquesta Filarmónica de la BBC, entre otros.
 
Y lo hará junto a la Orquestra Simfònica Camera Musicae (OCM), fundada en 2006. Ha gozado de una gran acogida por parte del público dada su labor de divulgación de la música clásica entre sectores muy diversos, haciendo especial atención al público melómano y joven. Tanto en el Palau de la Música Catalana como el Teatre Tarragona, la Orquestra despliega sus temporadas estables de conciertos de producción propia. Desde sus inicios, Tomás Grau es el director titular y artístico, y desde la temporada 2016-2017 el violonchelista Lluís Claret es el artista residente. El maestro Salvador Mas inicia durante la temporada 2017-2018 el rol de principal director invitado que antes ejercieron Jordi Mora y José Rafael Pascual-Vilaplana. La OCM inició su proyecto de residencia en el Auditorio de la Escuela Municipal de Música Pau Casals durante la temporada 2009-2010, vigente en la actualidad.
 
En suma, una conjunción que será muy terapéutica, ya que, como en todo el arte, un hecho concreto como una situación personal dura se convertirá en universal y se transformará en Belleza y, después del concierto, todos seremos más sabios, más empáticos y más fuertes.

Fotos: Alexander Melnikov, OCM, Tomàs Grau

Últimas noticias