Conciertos

"Si es arte no es para todos, y si es para todo el mundo no es arte"

Domingo 9 Diciembre 2018

El Fórum Barcelona Clásica, en su tercera edición, reunió el pasado miércoles 5 de diciembre en el Club Wagner especialistas, aficionados y público de la música clásica. Esta vez se puso el foco sobre los compositores actuales y la música contemporánea. Hay relación entre el público y el artista? Los creadores escriben para ellos mismos o por su público? Entre los asistentes estaban los compositores Demian Luna, Mariona Vila, Xavier Pagès-Corella y Joan Bagés. La discusión derivó en temas tan inciertos y necesarios como si la calidad del arte depende de su complejidad o de la emoción que despierta.


Según el Romanticismo, el arte es expresión pura y dura del autor, sin verse condicionado por el público que luego lo recibirá. Pero tiene sentido la obra de arte sin el público? Aina Vega inicia el debate con esta pregunta. Cómo viven los compositores actuales el proceso de creación? Y con actuales o contemporáneos no nos referimos sólo a los que buscan nuevos recursos tímbricos o técnicos, también a los que siguen creando música tonal. Para acabar de perfilar la cuestión de la relación público - compositor, Vega recuerda la máxima de Schönberg: "If it is arte it is not for all, and if it is for all, it is not arte" (Si es arte no es para a todos, y si es para todo el mundo no es arte). Sea por acuerdo o desacuerdo, esta sentencia provoca todos los presentes.

Demian Luna, compositor y gestor cultural, comienza afirmando que se necesita hacer pedagogía sobre cómo enfrentarnos a la música contemporánea. Luna defiende "una escucha muy virgen de nuevas sensaciones que luego se pueden educar". Por compositor argentino, ya no se busca la belleza entendida como la entendían los cañones clásicos o los idealistas románticos.

 Lo primero que se aventura a analizar la sentencia de Schönberg es Xavier Pagès-Corella, director y compositor. "Entiendo que Scönberg afirmaba que el arte sólo lo pueden entender un grupo reducido de personas, una élite, y que por tanto debe ser complejo", explica. En su opinión, esto es equivocado, ya que el arte es "una gradación de complejidad centrada en la estética, que es el ámbito que estudia las relaciones entre las cosas". En un cuadro, en una sonata, en un poema ... interrelacionan y dialogan muchos elementos. Para Pagès-Corella, cuanto más relaciones haya, más interés podemos encontrar en una obra. Pero lo que está claro es que estas relaciones "deben saber percibir" para disfrutar de la estética.


La compositora Mariona Vila frunce el ceño y rebate esta visión. "Que en una obra haya capas de complejidad no significa que el público las tenga que ver para disfrutar la obra completamente". La compositora recuerda que hay muchos artistas que cuando escuchan música no pueden parar de distinguir todos los aspectos técnicos, y justamente por eso no acaban de disfrutarla. Joan Bagés, compositor y gestor cultural, también discute Pagès-Corella. Le remarca que "tiene un discurso muy racional" con el que está "volviendo a Schönberg". Para Bagés, el arte es una experiencia "casi física", que captamos a través de la vivencia personal, no de la razón. "No disfrutas más de una obra como más la conoces, sino cuanto más conectas emocionalmente, e incluso, como es el caso de la danza, físicamente". Bagés clarifica todo ello con el ejemplo de los compositores minimalistas. Si analizáramos su música la encontraríamos muy sencilla, pero pueden emocionar mucho.

Estas reflexiones se centran en lo que hace que el público disfrute del arte. Pero y los artistas? Necesitan aceptación por parte del público? Se ven condicionados? Bagés afirma que como compositor necesita el contacto con el público, que sus obras comuniquen algo a quien las escucha. No obstante, Demian Luna recuerda que "no puede ser nunca el público el que juzgue la calidad de las obras de arte", ya que esto siempre depende de la misma génesis de la obra.
Fue el mismo Luna que terminó el debate, diciendo: "Como decía Schönberg, vamos tirando que tengo hambre". Aparte de añadir un toque de humor en el foro, la broma hizo patente que había comenzado un debate extensísimo y casi inacabable. Todo el mundo se fue a casa con todavía muchas cosas que decir, pero probablemente porque surgieron muchas cosas a plantearse.


Fotos: Forum Barcelona Clàssica


Últimas noticias