Conciertos

Se ha encontrado la sardana prometida de Stravinski

Viernes 28 Diciembre 2018

Un estudioso de Igor Stravinski de la Universidad de Pasadena, Mark Doran, ha descubierto en los archivos del centro la sardana que Stravinski prometió a los catalanes en 1924, en el Ateneu Barcelonès. Se trata de una composición inspirada en las de Juli Garreta y en melodías populares catalanas pero con sello propio e innovaciones melódicas que la hacen muy vanguardista. Los Ángeles Symphonic Orchestra la estrenará el próximo 2019 en el auditorio de UCLA, California, bajo la batuta de Jonathan Andersen, experto en repertorio stravinskiano.

Igor Stravinski visitó Barcelona seis veces, y desde la primera a la última transcurrieron 32 años (fue en 1924, 1925, 1928, 1933, 1936 y 1956). En la primera de sus visitas, el compositor quedó fascinado por el talento catalán, especialmente en un acto que tuvo lugar en el Ateneu Barcelonès donde sus admiradores organizaron un concierto de sardanas de Ventura, Garreta, Pujol, Morera, Lamote y Casademont , interpretadas por la Copla Barcelona. Según relata una crónica de La Revista Musical Catalana de abril de 1924, el autor de Petruchka "se conmovió con la sencillez de Ventura, admiró el rastro de los otros maestros, y se sorprendió de la técnica y la espontaneidad de Juli Garreta". Al finalizar el emotivo concierto, Stravinski aseguró: "Cuando esté en París, envíeme varias sardanas, que las quiero estudiar; envíeme también unas cuantas melodías populares; después yo enviaré una sardana mía ".
 
Recientemente, el musicólogo Jaume Ayats daba a conocer información sobre la sardana prometida. Stravinski escribió unas notas musicales con compás binario y una dedicatoria en francés, con el encabezamiento Khrovod (sardana) de L’oiseau de feu, en un volumen depositado en la Biblioteca de Catalunya. No era exactamente la sardana que esperábamos los catalanes del compositor ruso tras escuchar la Copla Barcelona, ​​pero prueba su interés por la música catalana. Según Ayats, la khrovod es una danza tradicional rusa que también se baila en círculo al aire libre los días de fiesta. El fragmento que Stravinski puso en esta dedicatoria pertenece a un pasaje (la Ronda de las princesas) del primer cuadro de su ballet de 1910.
 
Y así parecía que la cuestión quedaba cerrada. Pero el doctor en musicología, Mark Doran, profesor de la University of Pasadena (California) ha hecho un descubrimiento revelador. En 1947, Theodor W. Adorno había publicado Philosophy of New Music, en el que sitúa Arnold Schönberg como un revolucionario e Igor Stravinski, en cambio, como ejemplo de reaccionario. Este ensayo fundamental para entender también una obra como el Doktor Faustus de Thomas Mann creó mal ambiente entre los dos compositores. Después de una larga correspondencia privada -no como la polémica que se creó entre Schönberg y Mann, Stravinski viajó a Estados Unidos para poner paz en una situación controvertida. Era en enero de 1950, y el conflicto no se llegó a hacer público porque parece que las diferencias se limar. "El sr. Schönberg y yo hemos discutido largamente y con profundidad las tesis del sr. Theodor Adorno y hemos llegado a la conclusión de que las elucubraciones filosóficas no tienen una base musicológica sólida". Esta carta se ha recuperado del Arnold Schönberg Center de Viena, tal y como afirma su archivera Therese Muxeneder. Pero, y esto que tiene que ver con la sardana? Durante su estancia en Brendwood Park, Stravinski tuvo tiempo para reflexionar sobre el binomio tradición-modernidad y, como escribe a su hermana, "me he dado cuenta de que la controversia adorniana me ha hecho plantear todo lo que tiene que ver con el folclore ruso, y he recordado aquella sardana que en mi primera estancia en Barcelona prometí a los catalanes. Muy entusiasmados, me enviaron melodías populares y he pensado de retomar la Khrovod de L’oiseau de feu y convertirla en sardana con la entidad que se merece". Stravinski compuso su sardana en Los Ángeles en 1950, incorporando fragmentos rearmonitzados de la de Juli Garreta A Pau Casals (1920), que le cautivó. El resultado musical es todavía una incógnita, y la publicación de la partitura no se ha hecho efectiva aún, pero los manuscritos indican que es muy colorista y las tiradas son muy diferentes en los cortos que en los largos. En los cortos apel·la a El pájaro de fuego, y los largos A Pau Casals, formando un conjunto heterogéneo pero muy estimulante. La sardana de Stravinski lo tiene todo: aire, salto pequeño y salto fuerte y es de compás binario, concretamente, 6/8. Por las numerosas anotaciones al margen del original parece que Stravinski intentó innovar en el ritmo pero comprendió que de este modo corrompía el carácter de la sardana, la danza nacional de Cataluña.
 
Ahora, el manuscrito está siendo investigado por Doran y su equipo, y la Universal Edition hará una versión impresa, además de ser estrenada por Los Angeles Symphonic Orchestra el próximo 2019 en el auditorio de la Universidad de California Los Angeles (UCLA), bajo la batuta de Jonathan Andersen, experto en repertorio stravinskiano. Para ser fiel al formato de copla se prevé tener como invitados ilustres maestros de la tenora, el tible, el flautín y el tamboril de los Países Catalanes. Se espera la presencia del President de la Generalitat, Quim Torra, la Consejera de Cultura, Laura Borràs, y representantes de la familia de Stravinski, así como figuras relevantes del mundo musical en Cataluña, como Benet Casablancas, Albert Guinovart y los representantes de las tres instituciones musicales más importantes del país. Se especula que en 2020 podrá llegar a Barcelona. Estaremos atentos a las novedades que vayan surgiendo!.


Fotos: Igor Stravinski, Revista Musical Catalana
 

Mas sobre el tema: Stravinski , sardana , Mark Doran , ateneu barcelonès
Últimas noticias