Conciertos

Barcelona Obertura Spring Festival

Jueves 7 Febrero 2019

Hoy se ha presentado en el Restaurante Mirador del Palau de la Música Catalana la iniciativa más importante de Barcelona Obertura, el Barcelona Obertura Spring Festival, que tendrá lugar del 4 al 17 de marzo de 2019 y pretende situar Barcelona como una capital musical de primer nivel a partir del entendimiento entre el Liceo, el Palau y L'Auditori. Núvol y Barcelona Clásica preparan para este mes de febrero una revista dedicada a la clásica centrada en este gran evento de ciudad. Esta publicación encartará el día 22 de febrero con el diario Ara. Hablamos del Barcelona Obertura con su responsable, Víctor Medem.

Quizás necesitaremos recordar -una vez más- que la modernidad cultural de Barcelona arranca con la Exposición Universal de 1888, cuando comienza a situarse entre las ciudades más innovadoras de Europa, y que ya en 1893 Maragall introduce Nietzsche -el filósofo que marcaría todas las vanguardias artísticas- entre la bohemia modernista de los Rusiñol, Casas, Utrillo, Picasso, Gual o Brossa, que iniciará las peregrinaciones en París para empezar a mirar "hacia el norte", bueno y coincidiendo con el cierre espiritual de España por desastre de Cuba. Durante la Gran Guerra, Barcelona acogerá buena parte de la intelectualidad europea, mientras vive un crecimiento económico espectacular que convierte Paralelo en una de las arterias culturales y lúdicas más importantes de Europa, junto a Londres, París y Berlín .
 
A lo largo del primer cuarto de siglo, la ciudad vive el despliegue de dos fuerzas modernizadoras y cosmopolitas: por un lado, el catalanismo, que tiene una necesidad urgente de rehuir la decadencia española y, por otro, el anarquismo, nacido como respuesta al capitalismo depredador. Son dos fuerzas contra la miseria política y cultural que plana en todo el estado y que se sintetizan en la figura de Salvat-Papasseit, el primer vanguardista de una capital que ya es conocida internacionalmente como "la rosa de fuego". Tras el golpe de estado de Primo de Rivera, síntoma de la incapacidad española de alcanzar la modernidad, con la II República, Orwell, Hemingway y Schönberg muestran una ciudad cosmopolita que ya ha exportado la trinidad pictórica de Picasso, Dalí y Miró. Tras el estallido de creatividad llegaría la represión franquista que, sin embargo, no puede impedir que en 1948 nazca Dau al Set y que en los años sesenta, los de la Gauche divine, se consolide una poderosa industria editorial, con Carmen Balcells, que inventaba el Boom Latinoamericano. Muerto el dictador, la reanudación culminaría con los Juegos del 92, que es cuando el mundo descubre Barcelona, ​​convertida en una urbe global. Desde los inicios del siglo XXI se ha posicionado como una de las ciudades creativas del mundo, situándose entre las 10 primeras.
 
Últimamente, cuando la crisis económica aparecía acompañada de una fuerte crisis de confianza, nacía Barcelona Apertura, una entidad que pretende poner el foco internacional en la ciudad en el terreno de la música clásica. Arrancaba en 2015 y, desde entonces, ha hecho mucho trabajo para que la ciudad se haga visible en el exterior como un productor cultural potente y para plantear el debate sobre el modelo de turismo que se quiere para la capital. La tarea más relevante que se ha conseguido es congregar periodistas de todo el mundo a partir de fomentar press trips, ponerlos en contacto con las tres instituciones fundamentales que maneja la entidad y organizar el Barcelona Obertura Spring Festival.
 
Víctor Medem, director de Barcelona Obertura, se rebeló contra quienes proclamaban el provincianismo de Barcelona: "Sentí unos comentarios en la radio y pensé que era una falsedad, pero vi que el problema principal es que no nos sabemos vender ". De hecho, aparte de Viena, no hay ninguna otra ciudad en el mundo donde haya dos equipamientos que formen parte del grupo de élite ECHO (European Concert Hall Organisation). De este modo, avalado y apoyado por la asociación Barcelona Global, una entidad que fomenta el talento para el desarrollo económico y se define bajo el lema "Hagamos que pase", Medem se reunió con los responsables del Gran Teatro del Liceu, el Palau de la Música Catalana y L'Auditori y planteó que, durante un período de tiempo determinado, las tres instituciones, a la que hay que sumar la productora privada Ibercàmera, podrían programar juntos. "Es cierto que en esta primera edición no se ha podido pensar en global como se hubiera querido, pero hemos conseguido un hito que todo el mundo veía imposible: juntos tenemos más fuerza para convencer al público extranjero que tiene que venir a Barcelona".

Según Medem, se debe explicar que Barcelona es de las pocas ciudades que acogió Arnold Schönberg, el lugar donde Pau Casals desarrolló de forma más intensa su talento y activismo cultural o el lugar donde se estrenó Goyescas, de Granados . Hay que poner en valor, por ejemplo, el ciclo de música contemporánea en el Auditori, Sampler Series, toda la Escuela Coral del Orfeó Catalán y que Barcelona "es ciudad donde hacen parada las más grandes orquestas". Según Medem, es cierto que a la hora de compararnos con otras ciudades europeas "debemos saber quiénes somos", pero por otro lado, una ciudad equiparable como Milán no tiene ni auditorio ni orquesta.
 
La clave del éxito de las iniciativas de Barcelona Obertura es que se ha puesto en contacto con el mundo turístico, fomentando road shows, y ha convencido de que lo que se ofrece es de gran calidad. "Si no se explican las cosas, la gente no las sabe. Barcelona tiene mucho potencial musical, al que se suman el resto de atractivos que seducen a los turistas desde hace décadas ", afirma. Medem comenta que cuando va al extranjero a presentar las programaciones que se hacen en Barcelona la respuesta es: "¿Por qué no nos has dicho antes que eso existía?".
 
El festival es una iniciativa transversal y accesible, por varias razones. Es transversal por el hecho que hermana las tres entidades más importantes del país que, en un principio, podrían ser competencia; lo es también por la diversidad de épocas que abarca su programación, desde el Barroco de Rodelinda hasta el Réquiem de Vivancos, pero también por los géneros que abarca: ópera, sinfónica, cámara y Lied. Si bien es cierto que no existe la expresa motivación de programar música de nueva creación, sí se quieren vincular los hitos históricos importantes en Barcelona en el terreno musical del siglo XX en futuras ediciones y acompañarlo de exposiciones.
 
Además, es asequible para que los precios de los 15 conciertos de pago se mantienen -no por el hecho de pertenecer al festival las entradas a los conciertos son más caras- y hay una cuarentena de conciertos gratuitos que se desarrollan en barrios, distritos y edificios emblemáticos de Barcelona como la Casa Batlló, Fabra y Coats, espacios arquitectónicos inéditos, centros cívicos, MACBA, MNAC o el Museo Picasso: "Queremos inundar la ciudad de conciertos, para que la música puede ser un modelo de ciudad", con el "Obertura City +. en este sentido, Barcelona Obertura Spring Festival no se puede tachar de elitista, porque "los festivales elitistas son otros, como Salzburgo o Lucerna. en ningún caso el precio será una barrera". Y añade: "Es cierto que hay muchos festivales en Barcelona, ​​pero ninguna que esté esté especializado en música clásica y, al mismo tiempo, presente tanta fuerza y ​​centralidad ". Parte del éxito de la iniciativa es que" las tres casas han sabido motivar a sus trabajadores y los han hecho creer que esto es muy importante ".
 
Una de las peculiaridades de este festival es que no hay una dirección artística única, sino que es colegiada, "donde se ha hecho mucho trabajo de coser". Se ha creado una comisión formada por los directores artísticos de las tres entidades, un modelo plural que, según Medem, favorece que todos se sientan igualmente implicados en el proyecto y el resultado sea lo más interesante posible. Aparte de esta comisión que se reúne regularmente hay una de marketing que pretende resolver todas las cuestiones relacionadas con la venta de entradas y la promoción. Uno de los objetivos que se habían planteado inicialmente se ha cumplido, "el de crear un portal de venta de entradas común que armonizara todos los demás". Aparte, previamente se había hecho una campaña de benchmarking para acordar el mes más adecuado para hacer el festival.
 
La programación es atractiva y diversa, como podréis comprobar haciendo clic en este enlace. Medem ha explicado que se ha aprovechado lo que habían programado los equipamientos pero, aparte, nos ha remarcado que "el Liceo ha introducido el concierto de Irene Theorin, el Palau, en condiciones normales, no hubiera programado los tres ciclos de lied más importantes de Schubert (la bella molinera, Winterreise y Schwanengesang) con Matthias Goerne o que la OBC hará el esfuerzo de llevar un director que por caché y tradición no había venido nunca a Barcelona, ​​Kent Nagano, tan reputado a centroeuropa ". Desde Nube aplaudimos todas estas iniciativas que enriquecen la parrilla, unas píldoras que Medem llama "detallitos, pequeñas joyitas". Además, nos cuenta que será la primera vez que en el Palau toquen dos orquestas diferentes en una misma semana y, sobre la Novena de Beethoven, ha declarado que es "multidisciplinar, con vídeoproyecciones" y es donde se concentra el talento catalán, a aparte del concierto de Heinrich Schütz interpretado por la Joven Capilla Real de Cataluña, bajo la dirección de Lluís Vilamajó.
 
El festival cuenta también con el talento de Valery Gergiev, Jonathan Nott, Kazushi Ono, Josep Pons, Diana Damrau, Carlos Alvarez, Joel Prieto, Bejun Mehta, Daniil Trifonov, Grigory Sokolov, Jean-Yves Thibaudet, Leif-Ove Ansdnes, Tabea Zimmermann , Jean-Guihen Queyras, Rias Kammerchor, Orquesta Sinfónica del Teatro Mariinsky, Gustav-Mahler Jugendorchester, Claus Guth, la soprano Irene Theorin así como la implicación intensa de los conjuntos estables de cada caso, como el Orfeón Catalán, el Coro de Cámara del Palau, y el Coro Infantil y Coro Chicas del Orfeó Catalán; la Orquesta Sinfónica de Barcelona y Nacional de Cataluña así como la Orquesta y el Coro del Gran Teatro del Liceo.
 
Se interpretarán obras tan emblemáticas como La consagración de la primavera de Stravinsky, la tercera y quintas sinfonías de Mahler, el Requiem de Victoria, los conciertos para piano y orquesta de Rachmaninov y la cantanta Alexander Nevsky de Prokofiev.
 
En las próximas ediciones, que ya se están cociendo, se quiere conseguir una identidad mucho más marcada en este festival tan original que recoge mucho del asociacionismo catalán, del "hagámoslo juntos". Según Medem, "lo importante de esta primera edición es que se haga".
 
En cuanto a la financiación, el festival cuenta con un presupuesto de 1.400.000 euros que aportan las tres entidades y, en menor medida, Ibercàmera. El Ayuntamiento de Barcelona, ​​a través del ICUB, potencia el festival de ciudad dotando la iniciativa con 300.000 euros. En estos momentos los objetivos económicos están en segundo término, "lo importante es la marca y el posicionamiento", declara Medem. Los frutos, seguro, ya llegarán, con un target internacional y una programación de primer nivel que los catalanes podremos disfrutar en marzo de 2019.

Fotos: Palau de la Música, Gran Teatre del Liceu, Auditori de Barcelona i gabinet de premsa del Palau.

Últimas noticias