Conciertos

III. Schwanengesang

Jueves 28 Febrero 2019

El canto del cisne de Schubert es un legado. Un puñado de canciones que el compositor dejó escritas y pendientes de editar cuando lo encontró la muerte, de manera prematura, con 30 años. A título póstumo, su editor las agrupó en el que, incorrectamente, se considera el último ciclo liederístico del autor. A diferencia de los dos anteriores, La bella Molinera y Viaje de invierno, obras cerradas en sí mismas, no hay en El canto del cisne un hilo argumental, pero sí un elemento cohesionador. Y ese es el sentimiento de pérdida. Con estas canciones, el barítono Matthias Goerne y el pianista Leif Ove Andsnes cerrarán una serie de tres recitales en el Palau de la Música que los aficionados a la música se puede perder. Compra d'entrades

Schubert escribió estas quince canciones, las últimas para voz y piano, los últimos meses de su vida, cuando el inevitable final era evidente, y no llegó a verlas publicadas. Debido a su carácter póstumo, y a diferencia de los otros dos ciclos, no hay un orden establecido de las canciones, más allá de lo que definió el editor, ni tampoco unidad con respecto a la fuente de los poemas. A manera sintética, podríamos decir que, a diferencia de La bella molinera y Viaje de invierno, que se basan en colecciones de poemas de Müller, Schwanengesang estructura en dos bloques centrados en dos poetas diferentes, Ludwig Rellstab y Heinrich Heine , que muy probablemente el compositor habría publicado en dos recopilaciones diferentes, con el añadido de Die Taubenpost, de Johan Gabriel Seidl.

Las canciones a partir de poemas de Rellstab, según el orden establecido por el editor Tobias Haslinger, autor también del efectista título de la colección, ocupan la primera parte y tienen un carácter más lírico y nostálgico, como la celebérrima Ständchen y, en algún caso, con un aliento romántico, especialmente en el tratamiento del acompañamiento pianístico, que remite al estilo de Robert Schumann, el gran sucesor. Al parecer, Schubert encontró estos poemas entre los papeles póstumos de Beethoven, a quien el mismo poeta les entregó en mano, poco antes de la muerte del genio de Bonn. No hay duda de que para un devoto de Beethoven, como era Schubert, este hecho tenía un componente simbólico y emocional considerable.

En cambio, los textos de Heine ofrecen al compositor la posibilidad de desarrollar su estilo hacia formas más amplias y complejas, casi prewagnerianes, con ejemplos de una expresividad estremecedora y alucinada, como Die Stadt o, sobre todo, la sobrecogedora Der Döppleganger, que muestra el camino que habría podido emprender el estilo de Schubert en su madurez. Finalmente, dicha Die Taubenpost, a partir de Seidl, supone un problema en cuanto a su integración en el ciclo y genera debates con respecto a su lugar dentro del ciclo. Por este motivo, tradicionalmente, se interpreta como final. Pero Matthias Goerne, con su rigor artístico y filológico habitual, va más allá y lo interpreta habitualmente como propina final. El ímpetu rítmico de esta canción y la sorprendente vitalidad juvenil de la pieza, hace dudar, por momentos, que Schubert fuera consciente de ser a un paso de la muerte.

Este rigor que mencionábamos ha conducido la carrera musical de Matthias Goerne por senderos poco habituales en la industria musical actual. Poco interesado por la ópera y su entorno, a menudo incontrolable, y obsesionado por un control artístico absoluto de su carrera, ha reducido su aparición en las grandes salas operísticas a unos pocos roles, seleccionados cuidadosamente, como Papageno, Wozzeck, Wolfram , Kurwenal, Marke, Wotan, Lear y poco más, y ha decidido centrar su carrera en un género tan riguroso, exigente y minoritario como el Lied.

Tenemos que decir que ha tenido la mejor escuela posible. Unos padres abocados a la literatura y profesores tan excepcionales como Hans-Joachim Beyer, su gran mentor, y leyendas como Elizabeth Schwarzkopf o Dietrich Fischer-Dieskau, este último una sombra gigantesca que Goerne, a diferencia de muchos otros, ha sido capaz de integrar desde una perspectiva crítica para buscar y encontrar vías expresivas propias y bien diversas.


Compra d'entrades
Foto: Schubert, Matthias Goerne & Leif Ove Andsnes

Últimas noticias