Conciertos

La Mahler Chamber Orchestra embruja l'Auditori

Jueves 11 Abril 2019

La programación de cámara de L'Auditori de Barcelona acogió, el pasado día 10 de abril, un concierto que a primera vista podía parecer curioso, por lo menos por el programa elegido y los intérpretes invitados. Los protagonistas de la velada: la Mahler Chamber Orchestra bajo la batuta de Pablo Heras-Casado, y las obras elegidas: la Pulcinella Suite de Stravinksky y dos obras capitales de Falla, el Amor Brujo y el Sombrero de tres picos.


La sala grande del Auditori se abrió para recibir la Mahler Chamber Orchestra, una de las orquestas con más nivel actualmente, dirigida en esta ocasión por Pablo Heras-Casado. El público, extrañamente escaso, quizá por la coincidencia con el horario del prime-time futbolístico, recibió los intérpretes que entraron en escena a lo menos diez minutos después del supuesto inicio del concierto, para ofrecer un maravilloso inicio de la Pulcinella Suite, compuesta en 1947 por Igor Stravinsky.
Este ballet, resultado de un encargo de Sergei Diaghilev, debía ceñirse a referencias concretas: el barroco en general y la música de Pergolesi en concreto. La Suite, que a primera vista puede parecer un collage estilístico y formal, fue interpretada magníficamente por la reducida orquesta que se encontraba sobre el escenario. La sección de cuerdas, dirigida magistralmente por una concertino y unos jefes de sección de un altísimo nivel musical, estaban en perfecta sintonía entre sí, creando un diálogo constante entre solistas; la sección de vientos, que en este caso contaba con 10 músicos, demostró también una gran técnica interpretativa y se fue entretejiendo con el resto de solistas e intérpretes, dibujando algo similar a los concerti grossi del barroco italiano a pesar de la modernidad y el carácter juguetón de la obra.

Tras la demostración de talento de la Suite de Stravinsky, fue el turno de Manuel de Falla y su ballet El sombrero de tres picos, encargo también del promotor y coreógrafo Diaghilev. La delicadeza y el preciosismo de la primera obra quedó atrás para dar paso a la fuerza y el dramatismo de Falla. La orquesta, aumentada para la segunda obra, aumentó también su capacidad de maravillar al público y, junto con Heras-Casado, hicieron gala de una magnífica musicalidad; solistas y orquesta parecían respirar a tempo, lo que no se ve muy a menudo en el Auditori, y conjuntamente crearon algo digno de escuchar y de ver.

El ballet de Falla, que en este caso contó con la soprano Carmen Romeo como solista vocal, se hizo visible a los ojos de los presentes a través de las líneas que dibujó la orquesta, el trabajo meticuloso de dinámicas y fraseo, y la dirección de Heras-Casado, que parecía extraer todo lo posible de los intérpretes. Los ataques de la orquesta, sólidos y decididos, se enlazaban con la delicadeza y la gracia de los pasajes más delicados, jugando con la música de Falla y toda su complejidad, tan propia de su tiempo.

Tras la pausa la orquesta interpretó el Amor Brujo de Manuel de Falla, una obra encargada en 1914 por la cantaora Pastora Imperio que en este caso fue protagonizada por la cantaora Marina Heredia.

La fuerza que la orquesta había demostrado en la primera parte del concierto quedó renovada para la segunda, que transportó al público a los paisajes sonoros de Falla y su mezcla entre el folklore flamenco y el sinfonismo de principios de siglo. La orquesta y sus solistas demostraron una vez más la fuerza de sus ataques, su capacidad de transformar la música en algo vivo, casi táctil.

El viaje musical del Amor Brujo se mantuvo en intensidad, dramatismo y potencia, pasando por movimientos tan conocidos como la Danza Ritual del fuego y la Canción del fuego fatuo. Marina Heredia, cantaora reconocida y familiarizada con Falla y su obra, aportó una frescura interesante a la obra, que normalmente es interpretada por cantantes líricas.
Todos juntos convirtieron en un lujo poco habitual el hecho de escuchar Falla en su más pura esencia, con el carácter, la pasión y la técnica necesarias para poder disfrutar de su música.


Fotos: Pablo Heras-Casado, Mahler Chamber Orchestra. 

Últimas noticias