Conciertos

Nico Gutiérrez: "La música me ha enseñado que en la vida hay mucho amor que dar"

Miércoles 26 Junio 2019

El compositor norteamericano Nicolas Gutiérrez nació en Colorado hijo de pares colombianos, músicos los dos. Ha estudiado composición clásica en el TCU Texas Christian University donde su padre es el director musical y, posteriormente, se ha especializado en música para cine y televisión con una beca al Columbia College Chicago que le da la oportunidad de ir a los Angeles de hacer prácticas con Mark Isham. Este músico apasionado y romántico es el compositor residente del Barcelona Festival of Song 2019 con un ciclo de canciones titulado "Firmado, el amigo del corazón", que habla de la amistad que hubo entre Carlos Duarte y Màrius Sampere.
 

Has vivido la música desde pequeño.
Mi padre es director de orquesta y mi madre cantante y hace años cantaban en coros de música folclórica colombiana. Siempre se me llevaban a los conciertos y ensayos porque no tenían canguro y a veces acababa en el escenario! De pequeño empecé a estudiar violín, pero no me gustó demasiado hasta que a los 7 años me inicié con el piano. Aquí comienza mi educación musical seria hasta que fui a estudiar en el Fort Worth Academy of Fine Arts, donde empecé a cantar y con el canto tomé conciencia de la música integrada en el cuerpo. Uno siente una conexión más fuerte cuando canta.
 
¿Cuándo te llega la Vocación de compositor?
En la Fort Worth Academy of Fine Arts hice un curso de composición y vi que tenía aptitudes, y mis padres me apoyaron mucho. Tenía 14 años y empecé a plasmar mis intuiciones. Primero estudié en Texas en el ámbito de la música clásica pero como hay mucha división entre la música de concierto y la música de cine, me decanté por la segunda y tuve que aprender mucho de tecnología aquí, en Chicago, que es donde vivo ahora. La tecnología es parte de la música de hoy. El cine ha sido también fundamental para mí, de pequeño vi mucho y con mi hermano grabábamos mini películas y yo ponía música. Con Mark Isham fue muy intenso y trabajé en proyectos para películas, preparando los partituras parciales de orquesta, aprendí mucho en el campo sinfónico y sobre todo como es el mundo profesional. Después de las prácticas comencé a orquestar y a hacer arreglos incluso para una película de Netflix. Pero me di cuenta que no tenía tiempo para la música de conciertos y que la televisión no me llenaba tanto.
 
¿Cómo entras en contacto con Patricia Caicedo?
La conocí en Texas, ya que vino invitada en el festival de música iberoamericana organizado por mi padre. Me encargué de ser su asistente e hicimos mucha amistad porque teníamos muchas cosas en común. Es increíble lo que llega a saber de canción latinoamericana y me entusiasma lo que hace. Un verano hice un tour por Europa y cuando estaba en Barcelona coincidí con el Barcelona Festival of Song, la ayudé con temas de logística y finalmente me encargó un ciclo de canciones para el año siguiente, el 2014. Por lo tanto, esta es mi segunda vez como compositor residente. La primera vez compuse canciones con letras de mi abuelo, que tenía que viatjar mucho entre Tolima y Bogotá y en las fotos detrás escribía poemas de amor.
 
Este año vuelves a ser compositor residente con Firmado, el amigo del corazón. ¿Cómo has trabajado los poemas en catalán?
Entiendo el catalán un poco, en cierto modo se parece al castellano. Lo que me ayudó mucho es que Patricia me enviara las traducciones de los poemas de Màrius Sampere y Carlos Duarte. Tuve la suerte de recibir también los poemas recitados de Patricia e incluso de Carles Duarte, con lo cual entendí mucho la musicalidad del idioma. Esto fue una gran inspiración para mí. Hay tres poemas de Duarte y dos de Sampere y encontramos una carta en forma de poema de Sampere a Duarte que acababa con "Firmado, el amigo del corazón". Esto dio nombre al ciclo que trata del amor y la amistad como valores universales.
 
¿Qué es lo que más te inspiró?
Me impresionó mucho la letra de Carlos Duarte, habla de la naturaleza, de la experiencia de la vida, de la esencia del ser humano y del agua. Por eso el tema central del BFOS de este año es el agua. Lo he impreso con un estilo muy romántico pero pongo elementos electrónicos y, de fondo, el de sonido de mar.
 
¿Has escuchado algún fragmento de la versión de Caicedo de tu ciclo que se estrenará el día 4 de julio en el Palau de la Música?
Sí, he escuchado fragmentos. Y realmente he escrito el ciclo para ella, con lo cual se siente muy cómoda porque hemos trabajado codo a codo. Cuando actúa, ella cuenta una historia, es una gran cantante y una gran actriz. Su voz es muy artística en todos los sentidos, es muy sensible, le das una canción y le da vida. Imprime carácter y autenticidad en cada poema sin perder su esencia.
 
¿Qué se has impreso de tu carácter en el ciclo?
Soy muy romántico y apasionado, y hace un año tuve un accidente de coche muy grave que me hizo ver que no era feliz en Los Angeles y decidí volver a Chicago. Con este episodio me di cuenta que hay mucho amor que dar. Mi carácter siempre ha sido melancólico por influencias de la música colombiana, pero ahora mi música es más optimista, y eso se plasma en el ciclo.

 

Fotos: Nicolás Gutiérrez

Últimas noticias