Conciertos

El Liceu a la Fresca ensancha horizontes

Miércoles 26 Junio 2019

Más de 250 municipios de Cataluña, Andorra, España y la Cataluña Norte celebrarán el quinto aniversario de 'Liceu a la Fresca' el próximo viernes 28 de junio a las 22h con la proyección de Tosca y el reparto de Tatiana Serjan, Roberto Aronica y Luio Gallo.

El Liceu continúa perseverando en la apuesta de acercar la ópera a todos y sigue la iniciativa emprendida por Roger Guasch y su equipo desde el 2015 situando, año tras año, más pantallas en las plazas de los pueblos y ciudades de Cataluña, el resto del Estado y de Andorra, aparte de que este año se consolida en la Cataluña Norte con pueblos como Arles de Tec, Perpiñán, Pézilla-la-Rivière, Prats de Molló y Saint André. Por primera vez, el 'Liceu a la Fresca' llega a todas las comarcas catalanas. Además, varios “casals catalans” en el mundo se han interesado por el proyecto y también retransmitirán la ópera de Puccini, como el de Caracas en Venezuela, el de Roma en Italia, el de La Plata y Rosario en Argentina o el de Basilea y Lausana en Suiza.
 
El Liceu cuenta con la participación activa de la Obra Social "la Caixa", Televisió de Catalunya se encargará de retransmitir Tosca en Cataluña y RTVE en el resto del Estado Español. El programa especial del Canal 33 estará presentado por Carolina Rosich y Jofre Font desde el Arc de Triomf, que este año será de acceso libre y sin necesidad de reservar entrada. Otros puntos de retransmisión en Barcelona son el Palau Robert, la Plaza Salvador Seguí, el Centro Cívico San Martín y el Casino de la Alianza del Poblenou.
 
Todo ello forma parte de un extenso proyecto, Liceu al Territori, que ha incrementado en un 21,27% el número de personas -un total de 5.200- que han asistido a una ópera en el Liceu, muchas de ellas por primera vez, a partir de las conferencias gratuitas a 124 poblaciones. 'Liceu a la Fresca' es el proyecto catalizador de 'Liceo el Territorio', un éxito para una iniciativa para popularizar la ópera y ayudar al público a desprenderse de ideas preconcebidas y abrir barreras mentales sobre el género operístico, animando a disfrutar de la magia de una forma distendida y atractiva. En total se han hecho 20.003 kilómetros recorridos, equivalentes a ir y volver de Hong-Kong.
 
Tal y como comentamos en un artículo anterior de Alba Nogueras, Sobre la democratización de la ópera, ésta no es la única iniciativa del Liceu para llegar a todos los públicos, en especial a los jóvenes. Pero Liceu Under 35 es una manera más chic ya la vez con una pedagogía algo más paternalista que presenta muy buenas intenciones, aunque hay que reconocer que ha obtenido un éxito espectacular que esperamos que dure mucho tiempo.
 
Giacomo Puccini ya había trabajado con Luigi Illica y Giuseppe Giacosa a su Bohème, y repetiría con Tosca, estrenada en el Teatro Constanzi de Roma el 14 de enero de 1900. Así se cerraba el siglo de la experimentación armónica y formal y nacería una era de estudio y búsqueda de los límites no sólo del propio sonido, sino de las posibilidades de los instrumentos y los intérpretes, así como la constante exploración de las técnicas de notación. Si en algunas ocasiones hemos dicho que La bohème es una ópera que se encuentra entre el impresionismo y el positivismo, Tosca está impregnada por el ambiente fin-de-sciècle que convierte a Europa en un quebradizo sonoro y visual en el que cada nación manifiesta su carácter propio bajo un mismo signo: der Zeit, ihre Kunst, der Kunst, ihre Freiheit. El arte que se adecua a la época es el del cromatismo y la explotación del leitmotiv, la potencia orquestal, la veracidad del drama y una belleza de provocación, siguiendo a Eco, en este caso, para presentar Floria Tosca, un personaje de alto voltaje, dotada de valentía y entusiasmo, que cree en el amor y en la bondad y no se deja torcer fácilmente. Es una artista que se ve abocada al abismo por una desgracia personal causada por la situación política enmarcada los días 17 a 18 de junio de 1800, en plena invasión de Napoleón a Italia, concretamente en la Batalla de Marengo, detrás de las ideas revolucionarias de Angelotti y su querido Cavaradossi, progresistas y liberales ( "volterianos", por la afinidad a las ideas de la Ilustración) frente a los poderes fácticos de la iglesia y los monarcas absolutistas.


Fotos: Gran Teatre del Liceu. Antoni Bofill.
 

Últimas noticias