Lied

Katharina Konradi: "La naturalidad es lo principal en un cantante de lied"

Viernes 1 Noviembre 2019

El ciclo Schubert Lied, que se inició la temporada 17-18 en L’Auditori, está organizado en coproducción con la Asociación Franz Schubert y el Centro Nacional de Difusión Musical, y llega a su culminación con cuatro conciertos más. El primero, el día 8 de noviembre, con la soprano alemana Katharina Konradi, que descubrimos en la Schubertíada de Vilabertran 2018 y debutó en el Festival de Bayreuth este 2019 e irá acompañada por el experimentado Eric Schneider. El día 12 de diciembre es el turno del barítono alemán Konstantin Krimmel, acompañado al piano por la artista búlgara Doriana Tchakarova. Es una cita imperdible para los amantes del lied, ya que en esta ocasión Schubert sonará por parte de una de las voces ganadoras del Helmut Deutsch Lied Competition y el dúo ha sido merecedor de un galardón de la ECHO Rising Stars. Entrando al 2020, la soprano madrileña que debuta en el LIFE Victoria, Natalia Labourdette, acompañada de la pianista Anastasya Timofeeva, homenajearán, el 27 de febrero, el gran compositor de lieder, como también lo harán la soprano belga Sheva Tehoval y el pianista Daniel Heide, asiduo con Tabea Zimmermann o Antje Weithaas. Esta última cita será el 2 de abril de 2020. De momento, una cata de Katharina Konradi, de quien sus actuaciones se pueden describir como trocitos de cielo.

Todo comenzó en la Schubertíada...
Sí, con una buena relación con Victor Medem. En la Schubertíada adquieres mucha experiencia a partir de muchas horas de estudio. El año pasado fue mi primero, en la Iglesia de Tuesta, y la experiencia fue muy buena. Canté De Falla, Mendelssohn y Schubert, en dúo con Roland Vieweg al piano, con quien me unía la relación con Wolfgang Rieger. La atmósfera de Vilabertran es maravillosa, los repertorios son muy interesantes, y lo mejor es que la gente los conoce. Además, hay muy buena acústica en la Canónica.
 
Este año no había Schubert.
Efectivamente, me centré en Schumann (Robert y Clara), Debussy, Brahms, Krenek y Kurtág. Un programa sin highlights siempre es arriesgado, però me esforcé mucho en construir algo sólido. Krenek me encanta, su Lacrimosa es fantástica, la he cantado mucho, y Kurtág habla mucho de los sueños y, por tanto, se puede relacionar con el Romanticismo. Me di cuenta que el lenguaje atonal y el plenamente romántico funcionaban muy bien en diálogo. Primero me fijé en los textos y después en la música, por tanto, la conexión es textual. El tema en común es la Naturaleza. Normalmente soy yo la que escoge los programas, pero siempre hay una idea detrás, te dan el título, un autor, y a partir de ahí tienes que construir un ente coherente con temas relacionados. En este caso fue libre.
 
¿Con qué compositor te sientes más cómoda?
Schubert se adecúa mucho a mi voz, pero también Schumann, Brahms, Strauss... en cada uno encuentro algo especial.
 
¿Cuáles son las características que debe tener un cantante de lieder?
Pienso que debe tener una voz muy clara y con buena pronunciación, es necesario que presente bien el texto y le debe gustar tocar cámara. Además, ha de enfocar cada compositor con una propuesta lírica diferente. En la ópera el canto es el primero, en el lied el primero es el texto.
 
¿Cuáles son técnicamente las diferencias entre la ópera y el lied?
En la ópera y el lied la técnica es la misma, pero en la ópera debes proyectar diferente para traspasar a la orquesta. En un lied puedes ser mucho más cercano y puedes hacer muchos más matices y se canta más flojo, más suave -generalmente.
 
¿Qué cantes más, ópera o lied?
La verdad es que para vivir del canto se debe hacer ópera sí o sí, y trabajar mucho el legato, tener una voz muy sana y ser muy fino trabajando. El lied es más intelectual, y no es fácil vivir exclusivamente de él. Por lo tanto, estoy más ocupada con la ópera, hay muchísima gente que va a verla, mientras que la oferta de lied es más reducida, y los precios son mucho más bajos... Pero los dos géneros son maravillosos. Y cuando canto lied es un momento muy especial, junto al piano transmites el alma.
 
Tu voz es tan clara, diáfana, limpia, redonda, maravillosa. ¿Qué es lo mejor que has aprendido y que te sirve más en tu día a día?
He aprendido a tener mucha fuerza interior y modelar mi canto para que sea cada vez más natural. Esta es la clave. Además, he aprendido a no forzar la voz y regular la fuerza.
 
Esto se nota, se encuentra en la atmósfera y hay algo de angelicada en tu interpretación. Como un pedazo de cielo. ¿La autenticidad y belleza están relacionadas con la claridad?
Intento mostrar mi personalidad. Todo está relacionado. Lo importante es, como decía, la naturalidad y dar lo mejor de ti, tu visión personal de las piezas. Quizás sí que tengo un aire angelical, pero en cambio puedo llegar a ser muy potente cuando el momento lo requiere. La autenticidad es esencial para alcanzar la claridad y cantar bellamente.
 
¿Cómo podemos invitar a todos al concierto del día 8 en L'Auditori?
Es interesante que la gente sepa que no hay highlights de Schubert, es, en cierto modo, un "programa secreto". Y esto es fantástico! Poder cantar estas canciones es una gran oportunidad. He buscado canciones que ya conocía y otras que no había hecho nunca. Lo que es desconocido y poco representado es una joya por descubrir. La noche lo une todo, desde los sentimientos, el sueño, la muerte, y todo puede ser real o fantástico. Esto es lo más especial del programa.
 
Schubert erigió un género popular como culto. ¿Podemos explicar la historia del lied sin este compositor?
Pienso que no! Es el compositor de lied más importante, musicó muchísimos poemas y le debemos tanto. Y sabe tratar tan bien la voz, es tan musical, es fantástico cantarlo, porque escribe maravillosamente. Además componía melodías muy sencillas ya la vez muy ricas, y eso fascina. Su música va directa al corazón.
 
Te he oído cantar Krenek y Kurtág. ¿Te sientes cómoda con esta música y te relacionas con autores contemporáneos?
Sí, mucho, aunque nunca he encargado ninguna obra, pero hay tantos compositores de hoy que me gustan, algunos que tratan la voz desde la coloratura, por ejemplo. Hay mucho trabajo bien hecho.
 
¿Quizás se puede decir que la voz es el instrumento más difícil para escribir?
Efectivamente, tratar la voz es muy difícil para un compositor. Es el instrumento que he estudiado y lo que me dedico y cantar música contemporánea es muy interesante, pero hay que ver también la evolución de la escritura a lo largo de la historia. El canto es un instrumento que tenemos todos en nuestro cuerpo pero pocos tienen el talento y la técnica, y falta también una cuestión de naturalidad y de espíritu, cantas con el alma. Por lo tanto, es la combinación entre talento y técnica, pero cada cantante tiene su instrumento y cada uno es único, con su paleta de colores.
 
¿Como es el público de Cataluña?
Es fantástico, conoce mucho el repertorio, es un público muy culto que conoce el género. Apreciar Kurtág no es fácil, y se recibió muy bien. Creo que el público ha de probar cosas nuevas.
 
En Cataluña tenemos Schubertíada, el Schubert Lied en L’Audotori, el LIFE Victoria, La Fábrica de Lied, el Barcelona Festival of Song... puede ser un cluster interesante.
El público aquí es un tesoro, es fiel, y el lied es muy querido. Sí, Cataluña puede ser un destino liederístico, un lugar del mundo fuera de Alemania donde se pueda hacer muy buen lied. Tengo la sensación que tiene mucho potencial.


Fotos: Katharina Konradi

Últimas noticias