Cámara

Elegancia berlinesa

Martes 19 Noviembre 2019

El pasado 14 de noviembre, los alemanes Armida Quartett repitieron visita al Auditorio de Barcelona. El cuarteto nº 1 en Fa Mayor (Op.18 nº1) de Beethoven y el núm. 15 en Sol Mayor (op. 161, D887) de Schubert fueron las obras escogidas junto con el estreno mundial de la obra para cuarteto y electrónica "Frágil", pieza de Ramon Humet. El compositor es uno de los invitados de la temporada 2019-20 en el Auditori.

El Armida Quartett hizo disfrutar al público del Auditori de una gran velada. La joven formación, reconocida internacionalmente como uno de los cuartetos con más proyección de futuro, se mostró elegante y equilibrada, con una interpretación compacta y sólida sin egos individuales y reivindicando las partes de cada instrumento igual de importantes dentro de las piezas. La buena acústica de la sala 2 del Auditori y la solidez y veteranía de sus miembros, hicieron que los integrantes se encontraran cómodos desde el principio, si bien en la primera obra se soltaron totalmente a partir del apasionados del segundo movimiento (Beethoven).

La interpretación de esta obra fue impecable, al igual que la de Frágil de Ramon Humet. Schubert también se interpretó con muy buen nivel, aunque los últimos movimientos fueron, quizás, los que sonaron con menos calidad; seguramente porque priorizaron una muy buena grabación de Frágil y también porque este último compositor del programa es muy complejo de interpretar, con estructuras y contrastes vertiginosos. Según algunos de los mejores músicos actuales, quien habla bien alemán también puede interpretar mejor la música alemana. Es el caso del Armida; entienden perfectamente los lenguajes de Beethoven y Schubert: golpes de arco precisos, juntos con un sonido compacto.

Tanto en Beehoven como en Schubert, el papel del primer violín es virtuosístico y difícil de afinar con el resto del cuarteto. Martin Funda se las arregló muy bien. Acostumbrados a la afinación impecable del Cuarteto Casals, sin embargo, la formación puede mejorar en pequeños pasajes si hilamos muy delgado, trabajo que cuesta muchos años de conseguir y que no todos los cuartetos adquieren.

El estreno de Frágil se interpretó muy bien. Se trata de una obra sutil, sencilla, delicada y elegante. Tiene una fuerte carga poética y, estructurada en siete movimientos, parece provenir de una filosofía más bien oriental que occidental: armonías consonantes que desembocan en los umbrales del silencio, líneas melódicas que evocan ideas más que historias. El uso recurrente de armónicos y la técnica del arco sin resina ayudan a crear la atmósfera. Presenta una electrónica tenue y sutil y utiliza sonidos grabados previamente, tanto del cuarteto como la calle, siempre en un volumen lejano y relajante.

La interpretación general, en todo caso, fue fantástica. Se trata de un primer violín elegante y sugerente, al igual que las expresivas Johanna y Teresa (2º violín y viola), y de un celista (Peter-Philipp) que interpretó todas las obras con gran facilidad y seguridad, produciendo un sonido cálido y redondo que ayudaba a empastar las voces superiores del cuarteto. La formación surgió dentro de la prestigiosa escuela UDK de Berlín. Las dos chicas ya tocaban juntas y compartían la pasión para formar un cuarteto antes de conocer a sus futuros compañeros, los cuales dieron el empuje necesario para alcanzar el éxito.

Sus principales referentes son, según ellos mismos y a tener en cuenta para los músicos lectores, Natalia Prishepenko (Artemis Quartet) y Rainer Schmidt (Hagen Quartet). Cabe destacar que este último también ha influido dos de los cuartetos con integrantes catalanes emergentes: Lassus Quartet y Cuarteto Cosmos. Convendría tener en cuenta a la hora de programar los ciclos de L'Auditori. El cuarteto Armida enseña actualmente, consecuencia del legado de sus profesores (Artemis Quartet), el mismo lugar donde se formó (UDK).

La vida del cuarteto de cuerda puede ser difícil y sacrificada, pero después de cada concierto, los integrantes de la Armida no pueden hacer sino expresar el placer de tener la posibilidad de tocar juntos con una buena cerveza en la mano, síntoma de sus orígenes alemanes.

Últimas noticias