Coral

Vox Luminis y Buxtehude en L’Auditori

Martes 10 Diciembre 2019

Dentro del ciclo de música antigua de L’Auditori, este año, por segunda vez, hemos tenido la fortuna de sentir Vox Luminis. El conjunto belga ya actuó en febrero pasado en la basílica de Santa Maria del Pi, en el marco del festival Luces de Antigua. Se trata de una formación primordialmente vocal que se caracteriza por unas interpretaciones sobrias y espléndidas de la música antigua. Este último concierto se centraba exclusivamente en un compositor: Dietrich Buxtehude.

Músico danés nacido en territorio actualmente sueco, se estableció en Lübeck para hacer de organista. A menudo se ha dicho que ha sido el mejor organista de la historia. Otros compositores, incluso Johann Sebastian Bach, asistieron a sus veladas musicales vespertinas, las Abendmusiken, para aprender del maestro. De hecho, si escuchamos con atención los motetes del concierto de Vox Luminis, no es difícil encontrar similitudes con los que Bach compondría años más tarde.

Vox Luminis, liderado por el bajo Lionel Meunier, es un conjunto nacido en 2004 en Bélgica que ya ocupa un lugar de referencia en la interpretación de la música antigua. Se caracteriza principalmente por unas voces que suenan en una armonía y una unión perfectas. Las líneas vocales de la polifonía se sienten con una nitidez diáfana, y la sobriedad es máxima, lo que otorga una espiritualidad mayor a las piezas que interpretan. Son especialmente buenos en la música sacra, pero en este concierto en la Sala Pau Casals también interpretaron piezas instrumentales, alternadas con las vocales religiosas.

Pudimos sentir tres trío sonata del mismo Buxtehude. Vox Luminis se dividió en dos subconjuntos en el escenario: en medio, el conjunto vocal y una pequeña orquesta; a la derecha, violín, viola de gamba y clave. La intención era reproducir las Abendmusiken que Buxtehude ofrecía a Lübeck en el siglo XVII, en la Barcelona del siglo XXI. Debemos concluir que las piezas vocales tenían mucho más peso y que las trío sonatas servían más como obras de paso, como entremeses.

La calidad de las voces de Vox Luminis está fuera de duda. No es un coro, sino un conjunto de solistas. A pesar del alto grado de excelencia, la soprano húngara Zsuzsa Tóth estuvo por debajo del nivel del resto, con una voz medio blanca, que emitía sonido y aire a partes casi iguales. Lionel Meunier, dirigiendo desde su posición de bajo en el conjunto vocal, sobresalió en la precisión y la afinación de todos los solistas. No podían haber encontrado un nombre más adecuado para la música que ofrecen: la voz de la luz. Esperamos poder sentir muchas más veces en Barcelona, ​​en nuevas veladas musicales vespertinas.


Foto: Abendmusiken by Ensemble Masques (O. Fortin) & Vox Luminis (L. Meunier)

Últimas noticias