Foro Barcelona Clásica

Centro y periferia musical: canon, culturas y poder.

Domingo 2 Febrero 2020

La semana pasada, en medio de un temporal de viento y lluvia, tuvo lugar el Foro de Barcelona Clásica titulado «Centro y Periferia Musical» en las Joventuts Musicals de Sabadell. Los ponentes que iniciaron la mesa de conversaciones fueron David Irving y Elio Ronco, moderados por Aina Vega.

David Irving, musicólogo experto en colonialismo musical, arrancaba el foro señalando que la historia de la música que conocemos parte de un punto de vista fuertemente occidental, eurocentrista. Es una lectura que parte de un centro determinado y se reafirma en este espacio, que no tolera escenarios desconocidos, que no da voz a los personajes secundarios porque los protagonistas son claros e inequívocos. Pensamos que hay una música universal, pero debemos tener en cuenta que esta música surge de una cultura que también está nacionalizada, que también podría considerarse folclórica, pero se extiende y populariza como propia de todos los que la escuchan. ¿Por qué? Porque el escenario desde donde se interpreta disfruta de los privilegios, la reputación y el poder económico necesarios para hacerlo.

Precisamente Elio Ronco, colaborador de Barcelona Clásica, quiso señalar la relatividad de considerar centro o periferia lo que para nosotros es así. Hemos heredado una tradición donde el centro siempre es Alemania o Francia y todo lo que queda fuera se desprecia. Si Beethoven no se considera nacionalista es porque su cultura ha decidido que es nacional y qué no lo es, ¿qué es exótico y qué es canónico. Consideramos como propia la música de Strauss del concierto de Año Nuevo pero no consideramos suficientemente digna nuestra cultura para exportarla y hacerla cultura común. Tanto si se trata de una cuestión de autoestima cultural como si es por el desconocimiento de la lengua en la que está escrita la obra, está claro que tenemos que hacer una lectura política para ser, al menos , conscientes de ello.

De hecho, estirando este concepto de relatividad, los ponentes apuntaban a que la misma geografía es relativa. Un país puede ser oriental u occidental dependiendo de donde te sitúes tú dentro del mapa: por otra parte, sin embargo, todos tenemos claro donde se encuentra el oriente medio o lejano oriente. No es banal el hecho de que haya numerosos casos de instituciones asiáticas que programen música occidental para demostrar su modernización: los músicos que se encuentran en la periferia, la periferia debería ser el centro pero la presión canónica de una tradición predominante y poderosa los tira hacia su polo.

Es más, dentro de este centro que es Europa central están las grandes ciudades, los núcleos urbanos donde se ha gestado y se ha interpretado la música que es la banda sonora de todos (al menos es eso lo que nos ha llegado). Es la idea de centro que irradia a un exterior, como si toda la innovación musical proviniera de esta Europa. Estas urbes, sin embargo, son a la vez periferia de otras más poderosas: el foro de Barcelona Clásica tuvo lugar en Sabadell, que puede ser centro de los pueblos del Vallès Occidental pero que es periferia de Barcelona, que a la vez puede ser centro de los municipios del área metropolitana pero es periferia de otras ciudades europeas más importantes como podrían ser París, Londres o Viena. En el mundo globalizado de Internet, de hecho, todos somos centro y periferia vez.

Y como podemos pasar de ser periferia a ser un centro? Es posible crear nuevos centros pero la base radica siempre en una cuestión de perspectiva: si la periferia hace red puede crear un centro des-centralizado, señalaba Ronco, pero hay evidentes dificultades y la primera de todas es el sistema educativo. La única manera de ser centro es cambiarlo de arriba a abajo: el canon, el repertorio a trabajar y la manera de explicar las corrientes y períodos. Y no sólo. También habría que cambiar la mentalidad de los programadores, que es conservadora porque confía en lo que asegura venta de entradas. Pero de hecho, es natural que siempre se acaben programando lo mismo porque si es lo que nos acostubran a escuchar es lo que acabaremos pidiendo. Hay que encontrar un equilibrio entre satisfacer la demanda popular y educar (en una acepción libre de paternalismos) el público.

Aina Vega señaló a que, este 2020, además de ser el 250 aniversario de Beethoven, también conmemoramos el 50 aniversario de la muerte de Robert Gerard. L’Auditori, haciendo una reivindicación de nuestro patrimonio, programará conciertos con obra de Gerard y la Biblioteca de Cataluña tiene previstas unas jornadas dedicadas al compositor catalán, pero eso es todo. Está claro que los músicos pueden poner su granito de arena y defender un repertorio de autores catalanes, pero quien tiene que hacer el mayor esfuerzo son las instituciones públicas, porque es por este motivo que están subvencionadas. El problema, apuntaba Vega, es cuando las orquestas públicas actúan como si fueran privadas: se trata de asumir riesgos. En general, sin embargo, siempre hay una resistencia al cambio.

Por último y volviendo a la ciudad como centro y sobre el planteamiento de la capital catalana como posible centro entre periferias, hay que hablar del Barcelona Obertura Spring Festival. Barcelona Global es una asociación de 183 entidades y más de 800 profesionales que tiene el objetivo de hacer de Barcelona una de las ciudades del mundo más atractivas para nuevos talentos y para desarrollar actividad económica diversa. Barcelona Obertura es la asociación entre el Gran Teatre del Liceu, el Palau de la Música Catalana y L'Auditori para hacer de Barcelona un nuevo punto de referencia para la escena de música clásica a nivel mundial. Finalmente el Barcelona Spring Festival es el festival de música clásica que tendrá lugar el próximo mes de marzo y que programará por un lado músicos y agrupaciones de renombre internacional a los tres escenarios más importantes de la ciudad y que organizará por otra parte un número importante de conciertos gratuitos englobados en el Obertura City + para acercar la música clásica a todos los públicos y dar voz a músicos locales escogidos por los directores artísticos de las tres instituciones.


Foto: Foro Barcelona Clàssica "Centro y periferia musical"

Últimas noticias